Más de 2.500 menores tutelados cumplen 18 años en 2017: adultos de la noche a la mañana

 

Más de 2.500 menores tutelados cumplen 18 años en 2017: adultos de la noche a la mañana

Menores tutelados que cumplen los 18 años
EUROPA PRESS
Publicado 11/06/2017 12:00:03CET

Expertos apuestan por pisos de emancipación hasta los 21 años y, más allá de esa edad, más recursos para los jóvenes extutelados

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA/MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos 2.515 menores tutelados en residencias en España --a falta de los datos de Menorca, Álava y Vizcaya-- han cumplido o cumplirán los 18 años a lo largo de 2017 y tendrán que dejar su plaza libre. En Canarias serán unos 80 los jóvenes que alcanzan la mayoría de edad.

En la islas, el Gobierno de Canarias, en colaboración con cabildos, ayuntamientos y ONG's, cuenta con un total de 62 plazas distribuidas en ocho pisos en los que da atención a los jóvenes que salen de centros y residencias de acogimiento.

Aquí, el Ejecutivo regional matizó a Europa Press que no todos los menores que cumplen mayoría de edad hacen uso de los pisos tutelados, ya que muchos de ellos optan por otras vías en ejercicio de su autonomía personal, como compartir pisos con otras personas o cambiar de comunidad de residencia.

Aunque gracias a la Ley de Infancia aprobada en 2015 estos jóvenes en situación de vulnerabilidad seguirán contando con recursos de las administraciones hasta los 21 años y, en el caso de Galicia, hasta los 25 años, la mayoría de edad supone que pasen, de un día para otro, a la vida adulta, once años antes que la media de los jóvenes españoles, según datos de Eurostat.

Los profesionales consultados por Europa Press coinciden en señalar que, si la mayoría de los jóvenes de 18 años no están preparados para la vida adulta, en el caso de los menores tutelados la falta de habilidades tanto sociales como educativos es, en la gran mayoría de los casos, patente. "Son jóvenes que se encuentran en situación de abandono, que han vivido situaciones extremas y donde se han agotado todas las posibilidades con las familias. Por ello, requieren de una acogida y un trabajo personal para poderse independizar", explica Aurora Corona, directora del programa de centros de acogida de la Fundación ADSIS.

Además, este cambio, para los menores que viven en hogares de acogida, sucede de un día para otro. Una de las opciones ofrecidas por los servicios sociales para amortiguar este cambio son los pisos de emancipación. "Cuando llegan al piso, además de felicitarles por su cumpleaños, lo primero que les digo es 'bienvenidos a la vida adulta'--, afirma la responsable de los Pisos de Emancipación de Nuevo Futuro, Maribel Miñaca--. El cambio que viven es muy fuerte: ayer eran tratados como menores pero hoy son adultos".

Esta vulnerabilidad a la que se enfrentan estos jóvenes fue trasladada por las asociaciones e instituciones que trabajaron conjuntamente para sacar adelante la Ley de Infancia de 2015. Por ello, uno de los cambios que se introdujeron fue la ampliación de los recursos hasta los 21 años. Galicia es la única comunidad que amplía estas ayudas hasta los 25 años a través del programa Mentor que lleva en marcha desde 1998. "Hasta 2015 los pisos de emancipación existían de forma altruista por parte de las ONG que nos dedicábamos a temas de infancia porque lo veíamos como una clara necesidad", explica María Ruiz, educadora de las viviendas de emancipación de YMCA, cuya organización atiende al año a 20 jóvenes en sus pisos de Zaragoza y Madrid.

Por ello, la directora de la Asociación Nuevo Futuro, Miriam Poole no duda en afirmar que el verdadero impacto de la Ley de Infancia no ha sido en las asociaciones, sino en la Administración. "Gracias a esta ley las administraciones han sido conscientes, algunas ya lo eran, del gravísimo problema en la que se encontraban estos jóvenes. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, se ha firmado un convenio por la que la administración sufraga la mitad de los gastos de estos pisos de emancipación. Es un paso adelante, pero hay seguir avanzando", concluye. Nuevo Futuro cuenta con cuatro pisos, dos en Madrid, uno en Santander y otro en Alicante, donde en 2016 atendieron a 18 jóvenes.

Esta idea es compartida por Corona quién recuerda cómo, cuando la Fundación ADSIS puso en marcha los primeros pisos en Castilla y León, los menores lo recibieron "como un respiro de año y medio" ante el "vértigo" que sentían al cumplir los 18 años. Actualmente, atienden al año a 51 jóvenes en Valladolid y Bilbao.

Aunque cada institución lleva a cabo una metodología propia, el objetivo de los pisos de emancipación es el mismo: lograr que el joven adquiera las habilidades necesarias para poder enfrentarse a la vida adulta. Por ello, en todos los pisos los jóvenes deben tener un proyecto vital, es decir, se comprometen a estudiar o a buscar un trabajo. Además, se les enseña a llevar una casa, desde la limpieza y la cocina, hasta comprender las facturas, cambiar la tarjeta sanitaria por cambio de domicilio, así como gestionar un plan de ahorro. Dependiendo de la institución, pueden estar en los pisos entre un año o dos siempre teniendo en cuenta el perfil de cada joven.

Además, todo ello lo hacen acompañados por los educadores sociales quienes buscan que el joven sea cada vez más autónomo e independiente. "Es un cambio muy fuerte para ellos --explica Ruiz--, ya que pasan de estar acompañados en los hogares y centros de menores por educadores durante las 24 horas, con una rutina muy estructurada y llegan a un piso de emancipación, donde son ellos los que tienen que elegir qué proyecto quieren realizar y donde la presencia física del educador no se contempla ya que no queremos que sea una continuación de los hogares". "A veces, hay que permitir que cometan errores para que aprendan y hagan su propio proceso", añade Corona.

Además de la elección de un proyecto vital donde el joven, junto con el educador, elige qué quiere hacer con su vida, un elemento que se trabaja mucho es el económico. Cada institución lo encara de una forma diferente pero todas inciden en inculcar a los jóvenes un plan de ahorro. Así, en la Fundación ADSIS se les solicita la renta garantizada de ciudadanía, en Nuevo Futuro, los jóvenes reciben una beca mensual para cubrir sus gastos diarios hasta que empiezan a trabajar y en YMCA reciben una beca de alimentación de 75 euros al mes, siempre y cuando presenten los tickets de compra y, una beca para dinero de bolsillo. En todos los casos, una parte del dinero se ahorra, algo clave porque a los 21 años, como tarde, deben abandonar los pisos.

Por último, los profesionales inciden en la importancia de que es una opción voluntaria. "Es una toma de decisión de las dos partes: el joven y la institución,-- explica Davide Bombassei, responsable del área de intervención social de la Comunidad de Madrid de YMCA--. El joven adquiere un compromiso, con sus derechos y sus deberes, con una serie de objetivos que tiene que alcanzar. Si durante el proceso, por diferentes motivos, el joven incumple las normas, este acuerdo se puede terminar".

¿QUÉ PASA CUÁNDO CUMPLEN 21 AÑOS?

Aunque la estancia en los pisos puede variar entre uno y dos años, e incluso hay jóvenes que se marchan antes por haber logrado sus objetivos, a los 21 años deben dejar su plaza vacante. "Todos sabemos que con 18 años eres un enano y con 21 años lo sigues siendo", afirma Ruiz. Por ello, el objetivo es hacerles fuertes en su realidad y que salgan del letargo de la tutela. "Necesitan salir y despegar", señala.

La educadora, que no es partidaria de alargar la estancia en los pisos de emancipación "como tal" sí reconoce que estos jóvenes necesitarían más recursos. "Algunos llevan tutelados desde los 7 años y cuando llegan al piso se ve claramente una curva de evolución hacia arriba hasta que, hay un momento, que se estancan. A veces es por miedo, por acomodamiento, pero ahí es cuando les tenemos que empujar a salir fuera".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies