Las obras del tren de Gran Canaria se prevé que comiencen en el segundo semestre de 2012

AVE tren
EP/RENFE
Actualizado 04/03/2011 16:17:28 CET

El proyecto para la segunda fase del tren para conectar con el Norte de la isla está en tramitación

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria, Román Rodríguez, ha avanzado que las obras del tren de la isla se prevé que comiencen en el segundo semestre de 2012, ya que en la actualidad hay adjudicados ocho de las once proyectos de redacción. Por lo que el tren entre Las Palmas de Gran Canaria y Melonera, en San Bartolomé de Tirajana, estaría funcionando en 2016.

Rodríguez en la rueda de prensa que dio este viernes para hacer un balance del proceso que lleva el proyecto ferroviario de la isla, señaló que los siete tramos de obra civil también están adjudicados desde hace cuatro meses, y están pendientes de la redacción de los proyectos de ejecución.

Agregó, además, que ya se han adjudicado ocho de las once estaciones que recoge el proyecto ferroviario; asimismo, apuntó que se está tramitando, con los pliegos aprobados, la estación que irá en el aeropuerto de la isla, ya que para ésta ha sido necesario llegar a un acuerdo con AENA.

Próximamente se sacarán a concurso talleres y cocheras. Así quedarían pendientes, por motivos relacionados con la declaración de impacto, las estaciones de Jinámar y Telde, donde tienen que analizar el incremento poblacional de ambas zonas. Estas dos, dijo, se tendrán que sacar a concurso una vez finalice esta legislatura.

LAS ESTACIONES DE LA PRIMERA FASE

Por su parte, el consejero delegado de Ferrocarriles de Gran Canaria, Rogelio Frade, destacó aspectos de algunas de las estaciones cuyos proyectos ya están diseñados, entre ellas, se encuentra la de San Telmo, en Las Palmas de Gran Canaria.

Sobre esta estación, Frade explicó que será un intercambiador de diversas modalidades de transportes (taxi, guagua, automóvil privado y tren), cuyo diseño destaca por afrontar parte del frente marítimo. En la misma habrá unas 1.100 plazas de aparcamientos y el coste total de esta estación está entre los 30 y 40 millones de euros.

En Las Palmas de Gran Canaria, de la estación de Santa Catalina se resaltó su estructura semienterrada.

Asimismo, se puso de manifiesto la estación de Playa del Inglés, en San Bartolomé de Tirajana, que tendrá una visualización al mar y con zona de 1.200 aparcamientos y que tendrá un coste de 22,5 millones de euros; la estación de Vecindario destaca por ser acristalada y se caracteriza por las 380 plazas de aparcamiento, así como por los 14,5 millones de euros que se prevé cueste.

La estación del Carrizal tendrá un coste de 12,5 millones de euros y 160 aparcamientos, los mismo que la del Polígono de Arinaga aunque esta tendrá un coste superior, de 17 millones de euros; y la estación de Hospitales supondrá el desembolso de algo más de 14 millones de euros.

Frade incidió en el carácter "verde" y de "sostenibilidad" de las estaciones, así como la seguridad de movilidad. A final de 2011, dijo, los proyectos estarán concluidos para comenzar en el segundo semestre de 2012 las obras.

En esta primera fase, reconoció que el tramo más conflictivo es el que hay entre las dos estaciones de Las Palmas de Gran Canaria, el que une Santa Catalina con San Telmo, pero afirmó que se están analizando las actuaciones técnicas.

Preguntado si el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se ha mostrado de acuerdo a modificar el plan de ordenación de la ciudad, Rodríguez y Frade señalaron que el Consistorio forma parte de los órganos donde se debate todo lo relacionado con los proyectos del tren aunque puntualizaron que todos los planes municipales "están obligados" a incorporar las modificaciones necesarias para que se puedan llevar a cabo las obras, ya que el plan de ordenación insular prevalece sobre el de los municipios.

LA SEGUNDA FASE, AL NORTE

Por otra parte, también apuntó que en estos momentos se encuentra en tramitación la segunda fase de dicho proyecto, en la que se pretende unir la capital grancanaria con el Norte de la isla, en concreto, con el municipio de Gáldar y Agaete.

Para ello el Cabildo debe modificar su plan insular de ordenación, ya que sólo recogía su extensión hasta Arucas.

Esta segunda fase, dijo Rodríguez, podría estar en marcha en 2018, "siempre que se disponga de recursos económicos".

TRÁMITES CON TENERIFE

Por otra parte, informó de que Cabildo de Tenerife y Gran Canaria están negociando con el Gobierno central los convenios que se prevén suscribir para "garantizar la financiación estatal de estas infraestructuras por los procedimientos que se pacten".

Rodríguez subrayó que el proyecto inyectará a la economía de la isla unos 1.500 millones de euros.

De todas formas, incidió en que la prefinanciación privada se prevé que sea lo que saque adelante el proyecto en las fechas previstas.

Así, cuestionado por si está seguro de que el proyecto será financiado por el Gobierno central, afirmó que tanto Tenerife como Gran Canaria tienen el acuerdo de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "garantiza la financiación de las expropiaciones y de la obra, como lo ha hecho en el resto del Estado, lo que se intentará es buscar prefinanciación privada con el compromiso del Gobierno de España de devolver el capital en los tiempos que se pacte".

Por ello, matizó que "no necesariamente" tienen que aparecer partida en los Presupuestos Generales del Estado de 2012 sino que sería a partir de 2015.

Para Rodríguez los procesos seguidos hasta el momento en el proyecto ferroviario han sido "satisfactorios, eficientes", ya que lo conseguido hasta el momento se ha realizado en un año y medio.