El Parque Natural del Archipiélago Chinijo de Lanzarote será objeto de una campaña de conservación durante 6 meses

Actualizado 04/03/2011 12:48:24 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Parque Natural del Archipiélago Chinijo, en La Graciosa, en la isla de Lanzarote, será objeto durante los próximos seis meses de una campaña de conservación de la biodiversidad que llevarán a cabo voluntarios.

Esta campaña está impulsada por WWF, quien ha abierto un apartado en su web para que se inscriban aquellos voluntarios que lo deseen, según informó WWF en un comunicado.

Respecto a las actividades incluyen trabajos de protección de la naturaleza sobre el terreno, estudio y divulgación de los valores naturales del espacio protegido que compartirán diariamente con los técnicos de la organización.

Desde 1998 más de 1.000 voluntarios han participado en las campañas que anualmente desarrolla WWF en el Archipiélago Chinijo. La edición de 2011 se desarrollará entre marzo y septiembre, y es la continuación a la labor de estudio, conservación y apoyo a la vigilancia en este espacio protegido, financiada por el Programa de Voluntariado del Organismo Autónomo Parques Nacionales.

La isla de La Graciosa y el islote de Alegranza serán los lugares en los que se centrará la labor de los voluntarios que participen en la campaña, incluyendo tareas de restauración del hábitat, sensibilización ambiental, apoyo a la vigilancia de nidos de pardela cenicienta, seguimiento de actividades pesqueras y marisqueras y evaluación del estado de conservación de los recursos naturales.

Respecto a la participación se espera alcanzar el centenar de voluntarios durante los 133 días de campaña distribuidos en turnos de una semana, del 21 de mayo al 18 de septiembre. Los campos de voluntariado tienen una duración de 7 días.

En cuanto al Archipiélago Chinijo está considerado como uno de los enclaves de "mayor interés natural" de las Islas Canarias por su "elevada" diversidad biológica y geológica, ya que en el medio marino alberga la mayor biodiversidad de Canarias, mientras que en tierra se encuentran las poblaciones "más importantes" de aves marinas de las islas, además de ser uno de los últimos refugios de las especies más amenazadas de rapaces de las islas como el Guirre (alimoche) y el Guincho (águila pescadora).

Sin embargo, problemas como la sobrepesca, el furtivismo, las excursiones incontroladas, la contaminación marina y la carencia de una gestión integrada, ponen en peligro la continuidad de su frágil equilibrio natural.