Perestelo afirma que en la isla "tenemos el mejor agua de Canarias"

Actualizado 05/11/2006 21:00:06 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Cabildo de La Palma y del Consejo Insular de Aguas, José Luis Perestelo, aseguró que el agua de la isla es "la mejor de toda Canarias". Perestelo hizo público los resultados de un estudio hidrogeológico realizado, que destaca las cualidades del agua en La Palma, encargado por el citado consejo.

Según el informe, denominado "Sobre la caracterización hidroquímica e isotópica ambiental preliminar del acuífero asociado al túnel de trasvase, funcionamiento hidrogeológico del sistema (Isla de La Palma", "estamos en presencia de un agua de tipo potable según el Real Decreto 1138/1990, con aptitud buena para el consumo urbano y para riego, de tipo bicarbonatado y de baja salinidad".

Para la realización del estudio, trabajo que corrió a cargo de la ingeniera de minas Elizabeth Skupien y el eurogeólogo Roberto Poncela, se ha utilizado la información disponible y la que se ha generado, concretamente, 16 análisis isotópicos del agua subterránea en la zona de estudio: seis determinaciones de oxigeno-18, otras tantas de deuterio y cuatro de tritio, así como 10 muestras para análisis hidroquímico, con lo que se llega a una idea razonablemente aproximada del funcionamiento del sistema hidrogeológico en el entorno del acuífero asociado a Cumbre Nueva.

Según éste, los recursos acuíferos provienen de la recarga local por infiltración del agua de lluvia sobre el macizo de Cumbre Nueva y zonas aledañas, especialmente desde mediados del otoño hasta primavera, cuando existen precipitaciones. Este hecho revista mayor relevancia en la vertiente este que en la oeste debido al efecto Fohën y al mantenimiento del mar de nubes, que contribuye al asentamiento de un bosque de pinar a esa cota.

Las indicadas técnicas utilizadas para la elaboración del estudio acotan la altura de la zona de recarga en torno a los 1.200 a 1.400 metros, elevaciones éstas características del arco de Cumbre Nueva en el entorno del túnel.

Asimismo, la marca isotópica ha permitido diferenciar las aguas del grupo de aguas de galería a cota superior a 700 metros y/o de sistema de flujo locales, con rápida renovación.

El tránsito de la recarga a través de la zona no saturada no es instantáneo, si no que puede sufrir un diferimiento entre semanas a meses, de acuerdo con las litologías atravesadas y con la presencia de diques subverticales.

Los datos hidroquímicos, que muestran valores de la conductividad más elevados que los de las galerías del entorno, apuntan hacia una mayor interacción agua roca, lo que es significativo de un mayor tiempo de tránsito y, por lo tanto, de sistemas de flujo regionales, más profundos que los circuitos locales.

Las técnicas utilizadas indican que se trata de aguas recargadas hace décadas (más de 50 años), posiblemente mezcladas con aguas más recientes, pero de escasa contribución a la mezcla total, que es la que drena las captaciones y elementos del túnel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies