Ponen en marcha sesiones de terapia musical para los bebés hospitalizados en el HUNSC (Tenerife)

Terapia musical en bebés
CEDIDA
Actualizado 04/03/2011 17:15:50 CET

Estudios científicos recogen evidencias de que la obra de Mozart es especialmente positiva en numerosos campos, incluidos el neonatal

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha puesto en marcha sesiones de terapia musical para los bebés que se encuentran hospitalizados en el centro.

Si bien la aplicación de musicoterapia no es novedosa en los centros hospitalarios de España, los últimos estudios científicos recogen evidencias de que la obra de Mozart es especialmente positiva en numerosos campos, incluidos el neonatal, pues no sólo relaja a los bebés y reduce su estrés hospitalario, sino que además reduce el dolor, mejora la respiración, el ritmo cardiaco y ayuda en su alimentación y, por tanto, a ganar peso, fundamental en estos pequeños pacientes.

Para la doctora Paloma González, coordinadora en la implantación de esta iniciativa en la UCI Neonatal del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, "se trata de una experiencia positiva que favorece que los recién nacidos se desarrollen en un ambiente relajado y seguro como el proporcionado por el vientre materno. Esta terapia, además, se verá potenciada por el método canguro, que también participa en estos beneficios y que se lleva cabo en nuestra unidad".

¿A QUIÉNES SE APLICA?

Desde la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales de La Candelaria se ha establecido un completo protocolo para ofrecer musicoterapia a los bebés hospitalizados. Así, los bebés candidatos a recibir esta terapia alternativa deben cumplir una serie de requisitos médicos como que no superen los 1.500 gramos de peso y/o las 32 semanas, que se encuentran aún en incubadora, estables hemodinámicamente, predispuestos a una buena tolerancia alimentaria y no padecer en el momento de iniciar la terapia musical, complicaciones relacionadas con un nacimiento prematuro. Esta terapia, para ser aplicada, requiere contar previamente con el consentimiento informado de los padres.

Una vez al día, durante dos horas, las enfermeras de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del HUNSC introducen en las incubadoras unos pequeños altavoces colocados a 30 centímetros del pabellón auricular del neonato. Estos aparatos son los responsables de la emisión del sonido a un volumen que no supera los 65 decibelios en el interior de estos nidos. La selección elegida para ofrecer terapia musical abarca piezas de Mozart, uno de las grandes figuras del clasicismo musical.

Cada incubadora dispone de una fuente musical independiente, conectada a su propio sistema informático con el que se controla los signos vitales de los recién nacidos, de forma que desde el control de enfermería, pueda iniciarse de forma automática la sesión de música.

Durante las horas en las que se lleva a cabo, se eliminan las señales acústicas de forma que se puedan reducir todos los estímulos externos del entorno próximo y así no interfieran en la sesión de musicoterapia, de manera que también se propicia un ambiente silencioso en la Unidad.

UNIDAD PUNTERA

La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria está considerada como una de las unidades más punteras en todo el territorio nacional por el despliegue tecnológico de su infraestructura así como por la preparación y especialización de sus profesionales, quienes ofrecen unos cuidados personalizados y de calidad.

Especialistas de otros hospitales españoles y de centros europeos han visitado las instalaciones de esta UCI neonatal, que en 2008 fue completamente renovada y equipada con los mejores avances tecnológicos y el mejor confort para sus pequeños pacientes. A todas las mejoras hay que añadir el conocimiento y aplicación de nuevos estudios, como los beneficios de técnicas como el método canguro y la lactancia materna en los niños prematuros, unos cuidados que cada día son más aceptados por las madres y que permiten un mayor acercamiento personal en un contexto de máximo cuidado.