El presidente canario defiende en Bruselas la posición de las Regiones Ultraperiféricas en la UE para los próximos años

EP
Actualizado 09/04/2008 9:36:28 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, defiende hoy en Bruselas la posición de las regiones ultraperiféricas (RUP) ante el futuro de la Unión Europea, durante un pleno del Comité de las Regiones (CdR) en el que presentará el proyecto de dictamen sobre una Comunicación del Ejecutivo comunitario acerca del balance de su gestión hacia estas regiones y las perspectivas en los próximos años.

Rivero, elegido como ponente del dictamen por la mesa del Comité de las Regiones, presentará cinco enmiendas al proyecto aprobado el pasado mes de febrero por la comisión de Política de Cohesión Territorial de esta institución comunitaria. Tres de ellas tienen que ver con la política de inmigración de la Unión Europea y otras dos sobre política marítima y agricultura.

En relación a estas últimas, el presidente canario considera "esencial" el diseño de una estrategia de futuro para el desarrollo del sector agrario en las regiones ultraperiféricas para hacer frente, de esta manera, a los retos derivados de una mayor competencia global, al tiempo que coincide con la Comisión en que "la agricultura es un factor esencial de la economía de las RUP, que se ven constreñidas por desventajas geográficas y climáticas".

Por lo que respecta a la política marítima, Rivero recordará que las regiones ultraperiféricas dotan a la Unión Europea de una clara dimensión marítima mundial, a la vez que constituyen auténticos laboratorios naturales para el estudio de las ciencias marinas. La enmienda señala que, por las razones citadas, "se deben poner en práctica rápidamente acciones prioritarias en estas regiones destinadas a proteger y valorizar este potencial".

Las cinco enmiendas que presentará el presidente canario al proyecto de dictamen recogen las conclusiones de las mesas de trabajo organizadas por el Gobierno autónomo el pasado mes sobre los asuntos que la Comisión europea ha señalado como fundamentales para el futuro de las regiones ultraperiféricas: los flujos migratorios, la política marítima, la agricultura y el cambio climático.

El proyecto de dictamen, en todo caso, celebra la voluntad de la Comisión por la aplicación de un tratamiento específico a las RUP, si bien realiza algunas recomendaciones para profundizar en esa política diferenciada de cara a los próximos años.

Entre ellas se encuentra la "necesidad de abordar los enormes retos que plantea la presión demográfica en territorios exiguos y fragmentados", por lo que le insta "a promover a la mayor brevedad estudios que analicen las consecuencias para la ordenación del territorio, el mercado de trabajo, las necesidades de educación y formación, y los servicios públicos de estas regiones, proponiendo en su caso las medidas oportunas".