La primavera en Canarias será algo más cálida de lo normal y con menos lluvias

Calor. Altas temperaturas.
BERBES ASOCIADOS - Archivo
Publicado 20/03/2018 13:43:25CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

La primavera de 2018 será algo más cálida de lo normal las islas Canarias y parece que las precipitaciones quedarán por debajo de los valores habituales el archipiélago, según ha informado este martes el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en las islas, Jesús Agüera.

"Hay que esperar valores de temperatura superiores a los normales en la mitad sur peninsular y en los dos archipiélagos mientras que en cuanto a las precipitaciones, en el suroeste peninsular y Canarias se esperan valores inferiores a los habituales", dijo durante la presentación del resumen estacional del invierno en la comunidad autónoma.

En este sentido, entendió que a pesar de que haya llovido durante el pasado invierno, no hay que "echar las campanas al vuelo" y hacer un uso del agua "inteligente", ya que no se puede esperar que las lluvias vayan a continuar esta primavera.

La primavera, que llega este martes, sucederá a un trimestre invernal (diciembre 2017 a febrero 2018) que en las islas ha sido más frío de lo normal y con una mayor actividad de borrascas, ya que pasaron por Canarias varias de ellas --con los nombres de Ana, Bruno, Carmen, David, Emma, Félix y Gisele--.

EL INVIERNO FUE MÁS FRÍO DE LO HABITUAL

Aquí, el delegado territorial comentó que este invierno ha tenido la novedad de romper con los de los últimos años, que han tenido temperaturas por encima de los habitual y muy secos. "Este año --añadió-- ha habido un cambio de tendencia. Parece que volvemos a esos ciclos de años húmedos combinados con otros sector".

En diciembre, el primer episodio importante del invierno fue un frente de la borrasca Ana, que dejó las primeras lluvias de la estación y fuertes rachas de viento (por encima de los 100 km/h). Este mes tuvo un carácter de 'frío a muy frío' con una anomalía media de 0,7 grados y tuvo un carácter de 'normal a seco' en cuanto a las precipitaciones.

Comenzando el año, enero experimentó las llegada sucesivas de borrachas con chubascos de comienzo y cese repentino y bastante cantidad de precipitación. "A final de mes nos llegó una nueva bolsa de aire frío y ya generó unas temperaturas mínimas muy acusadas con valores de precipitación no muy intensos pero ya se veía que algo estaba cambiando este invierno", comentó Agüera.

Aquí, agregó que el primer mes también tuvo un carácter frío con una anomalía de 0,5 grados a la baja, algo menos que en diciembre, y las precipitaciones fueron de 'normal a húmedo' aunque con zonas con bastante déficit de lluvias.

FEBRERO: EL MES CON MÁS BORRASCAS CONSECUTIVAS

Por su parte, febrero ha sido el que ha tenido más borrascas de todo el invierno, en concreto tres de ellas de forma consecutiva con importantes registros de precipitaciones y de fuertes rachas de viento. En este punto, destaca la borrasca Emma, que provocó bastantes problemas, sobre todo en el tráfico aéreo.

Este mes tuvo un carácter 'muy frío' con una anomalía media de 2 grados más fríos de lo normal, principalmente en zonas de cumbre con registros muy por debajo lo normal. Sobre las precipitaciones, febrero ha sido de 'húmedo a muy húmedo'.

Finalmente, pese a las lluvias del invierno, Agüera explicó que las islas Canarias tienen un déficit de precipitaciones durante este año hidrológico. "Llevábamos un otoño con tanta escasez de lluvias que estamos incluso por debajo del 50% de lo normal en muchas zonas. No podemos decir que ya terminó la sequía en Canarias porque no es así", aseveró.