La reforma estatutaria canaria estará condicionada por las negociaciones de Zapatero para sacar los presupuestos de 2008

Actualizado 16/08/2007 22:00:04 CET

Santa Cruz de Tenerife, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La aprobación de la reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias estará condicionada por las negociaciones del Gobierno estatal de Rodríguez Zapatero para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2008. La propuesta del Parlamento canario será la primera que retome el Congreso de los Diputados el próximo mes de septiembre pero sólo quedan cuatro meses de actividad legislativa antes de las elecciones generales de 2008.

La falta de apoyos del Ejecutivo del PSOE en la Cámara Baja para aprobar los últimos presupuestos de Rodríguez Zapatero tendrá una incidencia directa en la celeridad con la que se tramite la reforma estatutaria de Canarias.

Con el único apoyo de los cinco parlamentarios del PNV tras haber logrado un acuerdo sobre el cupo vasco, el Gobierno estatal se centrará, en los próximos meses, en la consecución de un pacto con el resto de los grupos nacionalistas, principalmente Convergencia i Unión (10 escaños) y Esquerra Republicana de Catalunya (8 diputados), además de Izquierda Unida (IU).

En base al calendario inicialmente previsto en el Congreso, hasta que se disuelvan las Cortes Generales, como consecuencia de la convocatoria de los próximos comicios generales, quedan cerca de una docena de sesiones plenarias, que comenzarán a mediados del próximo mes de septiembre y terminarán a finales de diciembre.

El gabinete de Zapatero mandará el proyecto de ley de los presupuestos al Congreso durante la primera quincena de octubre para que sea aprobado definitivamente la segunda quincena de diciembre, sin olvidar que previamente debe ser sancionado por el Senado, donde el PP pueda hacer caler su mayoría y vetar los presupuestos. En la práctica, esta situación no tiene ninguna trascendencia ya que el proyecto de ley volverá a la Cámara Baja, donde se impondrá el pacto negociado de Zapatero con los nacionalistas y la izquierda.

La negociación y tramitación presupuestaria dominará los últimos cuatro meses de actividad legislativa que ya preocupan al presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, al sospechar la existencia de una estrategia orquestada para incrementar la participación de Cataluña en los Presupuestos Generales del Estado en detrimento del resto de las autonomías.

Pero además este escenario puede incidir en la celeridad con la que se vaya a tramitar la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias. El calendario se estrecha y la posibilidad de que no se apruebe empieza a ser una opción muy seria. A partir del próximo mes de septiembre, la propuesta canaria será la primera que retomará la comisión Constitucional del Congreso. Las iniciativas de Castilla-León y Castilla-La Mancha tendrán que esperar ya que llegaron más tarde a la Cámara Baja.

La comisión constitucional nombrará una ponencia, que analizará las enmiendas. El informe de la ponencia se convertirá en un dictamen de la comisión Constitucional que será votado, junto a los votos particulares que se presenten, en una sesión plenaria. A continuación, la propuesta debe seguir una tramitación similar en el Senado aunque el paso por la Cámara Alta es mucho más rápido ya que el texto es remitido con los apoyos necesarios desde el Congreso.

Las reformas aprobadas hasta ahora en las Cortes Generales han necesitado una media de cuatro meses desde que se comienzan a analizar las enmiendas y se concluye con la aprobación final.

Desde julio de 2005, cuando se presentó la propuesta de la Comunidad Valenciana y hasta la aprobación de la última en junio 2007, correspondiente a Aragón, el acuerdo alcanzado por las principales fuerzas políticas de cada comunidad propició que estas propuestas salieran hacia delante.

La iniciativa canaria, aprobada en el Parlamento autonómico con los votos de CC y el PSC, retoma su tramitación en el Congreso con un pacto entre el PP y CC, que llevó a los socialistas de Juan Fernando López Aguilar a quedarse en la oposición pese a ser los ganadores de las pasadas elecciones autonómicas.

El factor tiempo para que la Comunidad Autónoma tenga el nuevo Estatuto de Autonomía vuelve a ser protagonista si se toma en cuenta que los partidos políticos afrontan, al mismo tiempo, la preparación de los programas electorales junto con la puesta en marcha de la campaña. Tampoco se puede obviar las prioridades de los grupos para aprobar otros proyectos o proposiciones de ley, ajenos a los estatutos y los presupuestos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies