La reforma de plaza de Los Patos de Santa Cruz de Tenerife estará concluida en julio

Visita a la plaza de Los Patos
CEDIDA
Publicado 16/01/2018 14:48:14CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La obra de rehabilitación de la Plaza de Los Patos en Santa Cruz de Tenerife avanza sin contratiempos, de acuerdo con el cronograma previsto por el Ayuntamiento, que adjudicó los trabajos el pasado 25 de septiembre a la empresa Ecocivil, por importe de 478.509 euros.

El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, señaló este martes durante una visita a la obra que la reforma de este singular espacio de la capital tinerfeña ejemplifica el "compromiso municipal" con su patrimonio histórico, que se completa con otros proyectos en marcha, como el parque Viera y Clavijo, las casas Siliuto y Mascareño, el edificio de Ireneo González o el Palacio de Carta.

Bermúdez explicó que la plaza cumple 101 años y que es el momento de devolver todo su esplendor, en sintonía con la "clara apuesta" del Ayuntamiento por la protección de sus riquezas artísticas.

El alcalde recordó, en este sentido, que continúa la tramitación, en sus diferentes fases, para la reforma de las casas Siliuto (El Toscal) y Mascareño (La Salud) y su conversión en casas de la juventud.

De igual modo, se está concluyendo el proyecto de rehabilitación de la planta baja del Palacio de Carta, que albergará un punto de información turística e histórica de la ciudad, y entre enero y febrero se firmará el convenio con el Gobierno de Canarias para la rehabilitación del parque Viera y Clavijo, en el que la Administración autonómica invertirá diez millones de euros, indicó.

Bermúdez también avanzó que ya se ha iniciado el proceso para la redacción del proyecto de rehabilitación el edificio municipal de la plaza Ireneo González, con lo que quedará preparado para albergar las reales academias del municipio.

El alcalde estuvo acompañado durante su visita a la Plaza de Los Patos por el concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez, y la concejal de Patrimonio Histórico, Yolanda Moliné, recoge una nota del consistorio.

Díaz Estébanez señalo que la obra avanza sin incidencias y que se están cumpliendo los plazos previstos, con lo que la rehabilitación podría estar culminada durante el mes de julio de este año.

"Esta plaza es un símbolo de la ciudad y estamos poniendo todo el mimo y el máximo cuidado para devolverle el esplendor que siempre ha tenido", apuntó.

El concejal indicó que los trabajos permitirán una rehabilitación integral de este singular enclave de la capital tinerfeña, en una fecha, además, especialmente significativa porque ha cumplido 101 años.

Díaz Estébanez explicó que el proyecto prevé la reposición de los pavimentos de mármol, la azulejería y los baldosines de un conjunto histórico de más de 1.300 metros cuadrados de superficie, entre otras actuaciones.

255.000 EUROS DEL ESTADO

Por su parte, Moliné insistió en que el proyecto "es un claro ejemplo del compromiso del Ayuntamiento por la protección, rehabilitación y concienciación ciudadana de sus bienes patrimoniales", y se está cumpliendo con ese "propósito político".

La concejal destacó, además, la aprobación por parte del Gobierno de España de una partida de 255.000 euros, con cargo a la convocatoria del 1,5% Cultural, para colaborar en la financiación de la obra.

"Para nosotros supone una enorme satisfacción la inclusión de este proyecto en la convocatoria estatal porque nos ayuda a seguir concretando nuestra apuesta por el patrimonio, también con otras administraciones públicas", enfatizó.

La Plaza presentaba un deterioro importante, dado que la última rehabilitación data de principios de los años 90.

Precisamente, el espacio se caracteriza por la presencia de una fuente central réplica de la Fuente de las Ranas del Parque de María Luisa de Sevilla, seis jardineras de grandes dimensiones, cuatro jardineras circulares de pequeñas dimensiones y veinte bancos cuyos azulejos fueron sustituidos en la remodelación de 1991.

Cuenta con una escultura en bronce de una oca a lomos de una tortuga en el centro, y ocho ranas de cerámica pintada.

Debido a las patologías existentes en los pavimentos de mármol y azulejos de jardineras, parterres y fuentes, se proyecta su sustitución y la de los azulejos de toda la plaza. También se cambiarán todas aquellas piezas que lo requieran en atención a su grado de deterioro.

Además de las reparaciones que requiere la plaza, se procederá a introducir una red de riego por goteo que mejorará el suministro de agua, así como un nuevo sistema de alumbrado para la fuente, y nuevos faroles de inspiración isabelina, en ambos casos con tecnología led.

Igualmente, se prevé la instalación de una nueva línea de agua potable, los rebajes en los accesos peatonales de acuerdo con la normativa vigente en materia de accesibilidad y el reasfaltado de la vía perimetral a la plaza.

ESPACIO HISTÓRICO

La Plaza de Los Patos surgió de la modificación del plan de ensanche de 1888, que requería resolver el nudo viario que se preveía en el futuro Barrio de los Hoteles, y se configuró un espacio que no fue concebido inicialmente como plaza.

La primera piedra se colocó en 1906, con ocasión de la visita del Rey Alfonso XIII a Canarias, si bien la obra no fue terminada hasta el año 1917.

Consistía en una serie de parterres con arbolado y plantas en torno al perímetro de la plaza y una fuente central que nunca tuvo ningún pato.

Su denominación popular le vino de las aves que se colocaron en el estanque, si bien debe su nombre originario a la famosa gesta del 25 de julio de 1797, con la derrota del almirante Horacio Nelson en Santa Cruz de Tenerife.

La estructura actual, semejante a la Plaza de las Ranas de Sevilla, fue decidida en la primera mitad del siglo pasado, y se costeó con cargo a suscripciones entre los vecinos del barrio.

Los bancos fueron donados por distintas casas comerciales, cuya firma figura en el respaldo de los asientos. Fue objeto de una primera remodelación, proyectada en 1964 y culminada en diciembre de 1969, a la que siguieron dos rehabilitaciones más entre 1986 y 1990.