Ruano (CC): "No hay pactos con el Estado; sí una correcta relación hacia la mejora de los intereses de Canarias"

Actualizado 29/09/2010 15:33:47 CET

Para el consejero, lo "sustantivo" en la relación Canarias-Estado es que ha sido la Comunidad Autónoma quien "ha marcado la agenda del Gobierno de España"

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, José Miguel Ruano, ha hecho hincapié en el Pleno del Parlamento autonómico que "no hay ningún pacto con el Gobierno de España, salvo una correcta relación institucional que debe orientarse a la mejora de los intereses de Canarias", pero ha querido dejar claro que, en cualquier caso, la voluntad de la Comunidad Autónoma es "fijar un único objetivo: Canarias por encima de todo".

Así lo ha aseverado con motivo de una comparecencia instada por el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria en la que el consejero de Presidencia ha hecho balance de las relaciones Canarias-Estado. A este respecto, Ruano ha indicado que al hablar de este asunto hay que referirse a dos etapas "muy definidas". La primera de ellas se corresponde con un periodo que va desde julio de 2007 a marzo de 2008, cuando se produjeron Elecciones Generales.

En esta etapa, ha explicado el consejero, el Gobierno de Canarias constituido por CC y PP se vio "muy condicionado" por "una política hostil" que el Gobierno de España produjo, precisamente, por esa relación entre nacionalistas y populares, una política que tuvo su "más grave ponente" en el bloqueo del Estatuto de Autonomía de Canarias en las Cortes Generales.

Tras este marco en el que la relación Canarias-Estado fue "difícil, hostil y de enfrentamiento", Ruano ha aclarado que dio comienzo una segunda etapa definida por "un proceso de normalización y de relación correcta" entre el Gobierno canario y el central a partir de la constitución del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero tras las elecciones de 2008.

En este marco, ha continuado el consejero, ha habido una relación entre Canarias y el Gobierno del Estado "de respeto mutuo". "No hay, por tanto, ningún pacto con el Gobierno de España, sino una correcta relación institucional que debe orientarse a la mejora de los intereses de Canarias, tal y como ha sucedido, por ejemplo, con la política de extranjería, la reducción de las tasas aeroportuarias, la firma del convenio de rehabilitación turística, es decir, todo un conjunto de medidas que son una serie de directrices de fijación de agenda en la que lo sustantivo es que ha sido Canarias quien ha marcado la agenda del Gobierno de España", sentenció.

"Los problemas complejos no suelen tener soluciones simples", ha señalado Ruano, quien ha querido matizar que el escenario de la relación Canarias-Estado "es el que es", un escenario en el que "existe en el ámbito estatal un partido gobernante con una mayoría minoritaria que en ocasiones ha requerido el apoyo político externo de otros partidos como CC, que presta o no su apoyo a decisiones que pueden tener interés para el archipiélago", y si bien el actual momento político y económico no da para alcanzar acuerdos de "gran calado", en el seno del Gobierno de Canarias y en el de las Cortes Generales debe predominar "un único objetivo: Canarias por encima de todo".

Desde las filas nacionalistas, el diputado José Miguel Barragán ha aclarado que Canarias posee "una identidad distinta fruto del origen del archipiélago y de cinco siglos de historia que exigen un estatus diferente en las relaciones canarias-Estado y con la UE". En este sentido, ha lamentado que el Gobierno del Estado "ha dado preferencia a unas comunidades autónomas llamadas históricas frente a otras y a una política exterior basada en la estrategia euro-mediterránea, por lo que Canarias se ha quedado descolgada".

Asimismo, ha incidido en que la presente legislatura comenzó "con unas relaciones difíciles que se han ido normalizando, una relación Canarias-Estado siempre con claroscuros porque si bien se ha conseguido avanzar en algunos aspectos, también hay incumplimientos por parte del Estado y algunos debates que siguen pendientes".

Para el portavoz del Grupo Parlamentario de CC, "da igual quién gobierne en España o en Canarias. Hay una agenda que para todos debe ser igual". "Lo que estamos pidiendo es la igualdad de los canarios frente a otros españoles", remarcó Barragán, quien pidió a PP y PSC-PSOE que hicieran el esfuerzo de explicar "todos juntos en qué consiste Canarias, que lo único que pide es ser iguales al resto de los españoles, no más, pero tampoco menos".

BUENAS INTENCIONES PERO NO HECHOS

Entretanto, el diputado 'popular' Miguel Cabrera Pérez Camacho ha considerado que en la relación Canarias-Estado "han sido todo buenas intenciones pero no hechos, todo promesas y buenas intenciones en suma". En su opinión, en este marco de relaciones sólo hay 3 cuestiones trascendentes: la modificación del REF, los presupuestos del Estado en cuanto a las cifras canarias para 2011 y el Plan Canarias. "Todo lo demás son florituras, temas menores, asuntos de familia, debates de salón con guante blanco, pero nada más", sentenció.

Para Miguel Cabrera, "lo fundamental es que el Gobierno de España no nos engañe con la modificación del REF, que sea tan atractiva como lo fue en 1991 y 1994, y que no maree la perdiz demorando esa reforma hasta que lleguen los presupuestos, no los de 2011, sino los de 2012, y José Luis Rodríguez Zapatero cambie esa estampita por otra".

Desde las filas socialistas, el diputado Francisco Hernández Spínola quiso recalcar que en la primera etapa de esta legislatura CC y PP "buscaron la confrontación política con el Gobierno de España, dado que Paulino Rivero asumió los postulados de José Manuel Soria porque había elecciones generales de 2008 y pensaron que quien iba a ganar los comicios iba a ser Mariano Rajoy".

"Sin embargo, Rivero se equivocó y las elecciones las ganó José Luis Rodríguez Zapatero, y fue entonces cuando se produjo un cambio de rumbo de Rivero hacia la colaboración con el PSOE, por lo que se separó de los postulados de Soria porque si no CC hubiera quedado sumida en el magma del PP y se quedaría sin espacio político", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies