Turcón Ecologistas en Acción considera "injustificado e innecesario" el vallado de la Sima de Jinámar (Gran Canaria)

Actualizado 17/06/2009 19:19:36 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Turcón Ecologistas en Acción ha considerado que el vallado de los alrededores de la Sima de Jinámar (Gran Canaria) es "injustificado e innecesario" por encontrarse dentro del Espacio Natural Protegido de Tafira, zonificado como Zona de Uso Restringido (ZUR), así como categorizado como Suelo Rústico de Protección Cultural, según informó el colectivo en nota de prensa.

Ante el debate surgido en la sociedad teldense a raíz de la muerte de una vecina de Caserones, los ecologistas acordaron apoyar la recogida de firmas a favor de una protección y gestión del sitio en lugar de realizar obras de vallado que para nada benefician a la estructura geológica, pudiéndose tomar otras medidas alternativas, más blandas, para señalizar el lugar y prevenir los riesgos.

Asimismo, los ecologistas recordaron que la Sima de Jinámar es una chimenea que forma parte de un cono volcánico generado durante el último período de erupciones de la isla, hace menos de 4.000 años. Con sus 76 metros de profundidad accesible es la chimenea más larga del archipiélago, teniendo su boca un diámetro de 15 metros.

Está relacionada con un suceso que aconteció en torno al año 1393, cuando según algunos autores, los aborígenes canarios ejecutan a un grupo de 13 frailes mallorquines, precipitándolos al interior de la sima.

Por tanto, Turcón entendió que a la Sima de Jinámar "sólo acuden personas que voluntariamente quieren visitarla, o en los casos históricos mencionados acudieron personas forzadas de una manera violenta".

"Eso nos lleva a pensar, y así está recogido en los anales de la prensa, que no existen ningún caso de un accidente por caída, resbalón, o accidente laboral. Por tanto, concluimos que la Sima de Jinámar no debe ser considerado como un lugar especialmente peligroso, pero sí con cierto riesgo, y por tanto no se justificaría un vallado perimetral que además del impacto sobre el mismo punto contraviene el espíritu del legislador que protegió el lugar", indicó el colectivo.

Finalmente, los ecologistas propusieron "un plan que dinamice, limpie y señalice todo aquel entorno ya que presenta una potencialidad educativa, turística y ambiental que pocos conocen".

"En aras de la seguridad y recuperación del área demandamos que se tomen medidas de señalización y acondicionamiento en general del campo de volcanes de Jinámar, dónde también existen numerosos cortes y taludes ocasionados por las extracciones de áridos y que suponen un riesgo para los caminantes. Es conocido que algunas de estas canteras abandonadas tienen proyectos de restauración para recuperación de sus perfiles, que están siendo vulnerados", concluyó el grupo ecologista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies