La unidad de Medicina Tropical del Hospital Insular de Gran Canaria atendió a 673 personas antes de iniciar su viaje en

Actualizado 22/06/2007 14:13:14 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los estudios realizados por las autoridades sanitarias canarias reflejan que, una de cada 10 personas que realiza un viaje a un país de África, Asia o Latinoamérica regresa con algún problema de salud. Por ello es importante que en el momento en que se empieza a planear las vacaciones, el viajero se informe, con antelación suficiente, al menos un mes, de las condiciones sanitarias de la zona de destino y de si es necesaria alguna vacunación específica.

Los requerimientos variarán según la duración de la estancia, si el destino es urbano o rural, o el tipo de alojamiento, entre otros factores. La Consejería de Sanidad aconseja extremar las precauciones para evitar que el destino elegido perjudique la salud del viajante o la de las personas del entorno.

Las enfermedades tropicales se pueden evitar con una adecuada prevención. Los Centros de Vacunación Internacional (CVI) ofrecen información sobre las medidas preventivas que el viajero debe adoptar y la situación sanitaria del país de destino. Los CVI están distribuidos por todo el territorio nacional, dependen de un organismo estatal que es Sanidad Exterior, departamento responsable de las actividades en materia de vigilancia y control de los posibles riesgos para la salud derivados de la importación, exportación o tránsito de mercancías, así como el tráfico internacional de extranjeros y son competencia exclusiva del Estado.

En el año 2006, la consulta monográfica de la unidad de Enfermedades Infecciosas y Medicina Tropical del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria atendió a una total de 673 personas antes de iniciar su viaje, de las que 32 (un 4,75 por ciento) regresaron con algún problema de salud, principalmente fiebre, diarrea o lesiones cutáneas. Es preciso señalar que a esta consulta únicamente son remitidos los casos más complejos, por lo que el número real de patología importada es mayor.

La citada unidad fue creada en 1998, ante el incremento del número de viajeros que eligen pasar sus vacaciones en regiones tropicales y países en desarrollo. En su labor asistencial se desarrolla la consulta del viajero, que proporciona una atención especializada antes de la partida, así como al regreso.

En la consulta previa al viaje, la unidad valora que el viajero cuente con las vacunas necesarias para iniciar sus vacaciones en el lugar de destino elegido; ofrece consejos generales que incluyen medidas preventivas, higiénicas y alimenticias, sobre protección de picaduras de insectos, y cómo crear un botiquín adecuado.

Además, enseñan la identificación y tratamiento en caso de diarrea del viajero, dado que es el problema más frecuente presentado durante el viaje, afectando hasta el 70 por ciento de la población que viaja.

Los viajeros deben tener actualizado su calendario vacunal sistemático antes de iniciar el viaje pero además, existen dos vacunas muy recomendables que hay que administrar antes de partir a todas las zonas de África, Centro y Sur de América, y Asia que son la hepatitis A, la infección más común entre los viajeros internacionales y la fiebre tifoidea, enfermedad de distribución mundial. Ambas enfermedades se propagan a través del agua y de los alimentos.

Sin embargo, la enfermedad más importante a prevenir en los viajeros, tanto por su frecuencia como por su gravedad, es la malaria o paludismo, una enfermedad parasitaria potencialmente grave, muy extendida en casi todos los países tropicales y que se transmite por la picadura de mosquitos infectados, en concreto, el mosquito Anopheles, que al picar inyecta el parásito de la malaria en la sangre, manifestándose los primeros síntomas como escalofríos o fiebre elevada.

La enfermedad, a veces, se hace evidente al cabo de un año por lo que es fundamental no olvidar hacerse un análisis al volver a casa, sobre todo si se tiene diarrea y fiebre.

Si el lugar de destino es África Subsahariana o la Amazonia también hay que prevenir la Fiebre amarilla, enfermedad vírica infecciosa para la que se dispone una vacuna que inmuniza durante diez años, y es requerida para entrar en países donde la enfermedad es endémica.

Es importante atender a las recomendaciones sanitarias de la OMS para prevenir estas enfermedades, la mayoría fácilmente evitables si se siguen unos consejos básicos. No dejar para el final los aspectos sanitarios del viaje. Visitar lo antes posible un CVI.

En caso de padecer alguna enfermedad, visitar al médico para que le facilite un informe actualizado, llevar cantidad suficiente de medicación o asegurarse de que puede adquirirla en el país de destino.

Abstenerse de beber agua que no esté embotellada o previamente hervida, evitar los cubitos de hielo. Consumir la fruta pelada por uno mismo y tener precaución con los alimentos en general.

Utilizar siempre calzado cuando se esté en la playa, llevar ropa de colores claros y resguardarse en las horas de mayor sol. Evitar las picaduras de mosquitos, para lo que se aconseja utilizar repelentes al amanecer y anochecer, ya que en algunos casos son causa de transmisión de enfermedades como el paludismo y el dengue.

Las altas temperaturas de los países tropicales favorecen la infección por bacterias, virus y parásitos, lo que puede provocar, si no se toman precauciones, serios problemas de salud.

También se aconsejan medicamentos antimaláricos, que aunque no ofrecen una protección absoluta, resultan los más adecuados, ya que no existe vacuna contra la malaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies