Universitarios canarios piden que las facultades de medicina den más formación sobre soporte vital del ahogado

Alumnos y ponentes de la jornada 'Prevención + Soporte Vital del Ahogado'
CEDIDA
Publicado 02/02/2018 13:07:23CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Estudiantes de las carreras de Medicina y Enfermería de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) reivindicaron la necesidad de dar mayor presencia y formación en nociones básicas de primeros auxilios y, en particular, del soporte vital del ahogado en los planes curriculares de las facultades de Ciencias de la Salud de las universidades españolas.

"Dada la incidencia creciente que se está experimentado el fenómeno de los ahogamientos en todo el país", defendieron durante la charla-taller sobre 'Prevención y Soporte Vital del Ahogado', celebrada este jueves en la Facultad de Ciencias de la Salud de la ULPGC y organizada por la plataforma para la prevención de ahogamientos 'Canarias, 1500 KM de Costa', con el apoyo del Cabildo de Gran Canaria, junto a la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) y en la que participó más de medio centenar de estudiantes de los últimos cursos de Medicina, Fisioterapia y Enfermería, entre otros.

El divulgador en materia de seguridad en el medio acuático y autor de la campaña, el periodista Sebastián Quintana, recordó que "el pasado año perdieron la vida por ahogamiento en España un total de 539 personas, 93 de ellas en Canarias, así como miles de heridos por accidentes en el medio acuático, como reflejan los datos de AETSAS".

Además, incidió en que las previsiones oficiales apuntan a un nuevo récord en la llegada de turistas a nuestro país, "lo que se traducirá en una mayor siniestralidad en el agua", de ahí la necesidad de otorgar más formación y más especializada a los profesionales sanitarios.

Representantes de la Federación Internacional de Asociaciones de Estudiantes de Medicina (IFMSA), asociación que engloba a alumnos de 150 países de todo el mundo.

El vicepresidente de IFMSA, Antonio Rodríguez, consideró que "esta formación básica debe contemplarse en los primeros años del Grado para estar a la altura de las expectativas que la sociedad deposita en los futuros profesionales de la salud".

"En primero de carrera hay una asignatura de primeros auxilios, pero que es optativa y que ha de competir con el inglés. Solo en quinto curso y enmarcada en la asignatura de Medicina de Urgencias, se aborda el soporte vital de los ahogamientos, pero de una manera muy somera", argumentó.

Sobre ello, Quintana se pregunta "cómo es posible que un alumno de quinto curso de Medicina, a punto de convertirse en doctor, no tenga una mínima noción de cómo revertir una parada cardiorrespiratoria de un ahogado".

"LA NIÑA AHOGADA QUE NO SUPE SALVAR"

El vicepresidente de SEMES y jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, el doctor Francisco Socorro, recordó a los presentes que el primer paciente que atendió cuando se convirtió en médico fue una niña británica de tres años de edad, testimonio que conmovió a los presentes.

"Mi primer destino como médico recién titulado fue en una clínica turística de Lanzarote. Al tercer día de trabajo aparecieron unos padres, de nacionalidad inglesa, con su hija inconsciente en los brazos.

Había sufrido un ahogamiento y no respondía. "La verdad, no sabía qué hacer y me limité a aplicar el llamado 'Método Silvestre', que consistía en mover sus brazos arriba y abajo, nada más. Una maniobra totalmente inútil y que en nada contribuye a recuperar el pulso de un ahogado. Fue un voluntario de Cruz Roja quien sí supo realizar la RCP con las aspiraciones y compresiones".

Con visible emoción, el doctor Socorro se dirige a los presentes: "Finalmente no pudimos hacer nada. La niña murió y fue en ese momento cuando me prometí que esto no volvería a pasarme nunca más". A partir de entonces, este especialista en medicina de emergencias y urgencias es uno de los más reputados en esta especialidad.