Los vecinos de Bellavista exigen una actuación urgente para adecentar este barrio de Maspalomas

Actualizado 16/09/2006 18:00:10 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

Bellavista es uno de los barrios de San Bartolomé de Tirajana que mayor crecimiento demográfico ha experimentado en los últimos años. Sin embargo, sus vecinos se sienten abandonados por el Ayuntamiento y reclaman una actuación urgente que adecente la zona.

Los mayores problemas se concentran a la entrada de la localidad, en donde una especie de vertedero público crece sin reparos, al amparo de tres solares contiguos llenos de escombros, montañas de arena y restos de obras que se han ejecutado en las inmediaciones.

Entre esos descampados se extiende la calle principal, cuyas aceras se confunden en algunos tramos con el propio terreno de los solares, mientras los desperdicios se amontonan en los márgenes. Y lo mismo ocurre en la parte trasera, con el agravante de que carece de iluminación y por la noche no se pueden usar las pasarelas que unen la zona residencial con la comercial. De ahí que los vecinos lleven un año a la espera de farolas.

También existe malestar por la suciedad que se acumula en la periferia del barrio, sobre todo en los alrededores del antiguo canódromo, hasta donde llega un canal que se ha convertido en un foco de infecciones, pues desde hace varios meses se producen vertidos de aguas fecales en su cauce, según el presidente de la asociación de vecinos. "El abandono y la desidia municipal es total, porque hemos presentado varios escritos y no nos hacen caso", asegura Francisco Cabrera.

Otra de las quejas que tiene el colectivo es la presencia de dos perreras que se encuentran a pocos metros de las viviendas, cuyos canes son utilizados para la caza y no dejan dormir a los residentes a causa de los ladridos nocturnos, así como la mala calidad de la señal televisiva que reciben, ya que al estar el barrio construido en una zona baja necesita unos repetidores más potentes.

Por todo ello, los vecinos demandan una actuación inmediata por parte de los responsables municipales, que sirva para mejorar la calidad de vida de los residentes y acabe con la imagen de desamparo que ofrece el acceso principal a la localidad, el cual se ha convertido en una especie de "espacio público al que todo el mundo viene a tirar los restos", protestan los afectados.

Saben que el barrio aún está a medio construir, y aunque no es la panacea porque sólo responde a una parte de las reivindicaciones vecinales, con una simple campaña de limpieza se mejoraría considerablemente el aspecto de "abandono lamentable" que sufre este núcleo urbano, que crece a la sombra de San Fernando de Maspalomas y tiene carencias importantes de infraestructura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies