El viceconsejero de Industria: "El Pecan reducirá en 30 por ciento la dependencia del petróleo en los próximos diez años

Actualizado 18/06/2006 22:01:00 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El viceconsejero de Industria y Nuevas Tecnologías, Jorge Rodríguez, señaló que el Plan Energético de Canarias (Pecan) 2006 permitirá que la región reduzca su dependencia del petróleo en un 30 por ciento durante los próximos diez años. Así, Rodríguez rebate los argumentos del presidente de la agrupación Canarias ante la Crisis Energética, Juan Jesús Bermúdez, que señaló que el Pecan "nace divorciado de la realidad y es ajeno al cenit de la producción del petróleo y su encarecimiento".

Además, "en la isla de El Hierro, el Pecan prevé la generación del cien por cien de la energía mediante fuentes alternativas en el curso de la próxima década", apuntó Rodríguez.

El Pecan reconoce de manera "expresa" el problema que representa el encarecimiento "imparable" del petróleo para Canarias. Precisamente por ello, establece que se encomendará a la Agencia Canaria de Energía (ACE) el encargo de estudiar el fenómeno del cenit del petróleo "e informará al Gobierno si es algo que podrá ocurrir en el futuro, si está sucediendo ahora mismo o si ya aconteció y la subida del precio del petróleo es una de sus consecuencias. Nadie parece estar seguro de ese asunto y el Pecan se preocupa de encargar a la ACE que realice un análisis de la situación", reveló Rodríguez.

"Tampoco es cierto que el Pecan se limite a contemplar la tendencia creciente del consumo energético en la región", aseguró. "Por primera vez, un instrumento de esta naturaleza gestiona la demanda energética canaria, además de la oferta, para revertir hasta en un 15 por ciento su incremento". El viceconsejero explicó que el crecimiento en un 70 por ciento del consumo eléctrico previsto en Canarias para la próxima década, que Bermúdez criticó con dureza, "responde a la tendencia actual en el caso de que la Administración se abstuviera de intervenir para revertirla, que no es el caso".

Rodríguez aclaró que el Pecan apostó por fórmulas "voluntarias" de ahorro energético, en vez de apoyarse en instrumentos fiscales o económicos que garantizara su ejecución, "porque se trata de garantizar el suministro energético con parámetros de calidad y no de obligar a rebajar la calidad de vida de los ciudadanos".

"Los consumidores isleños serán concienciados de la necesidad de hacerlo a través de campañas especiales a tal fin, de manera que se llegue a un acuerdo colectivo de racionalizar el consumo pero no a través de medidas coercitivas como el racionamiento", señaló.

En cuanto a la "timidez" de las medidas de ahorro energético denunciada por Bermúdez, Rodríguez defendió su formulación tal y como se plasma en el Pecan 2006. A partir del primer año de su entrada en vigor, el nuevo Pecan obligará a la Administración a establecer un plan bianual específico de medidas de ahorro energético. Además, el propio Pecan tendrá una revisión cada cuatro años "para ponerlo al día con las necesidades energéticas".

"Los parques eólicos no tienen por qué limitarse al uso de la producción de agua a través de desalinizadoras". Así, el viceconsejero de Industria se desmarcó de la opinión de Bermúdez, que demandó una vinculación entre la energía eólica y la actividad de las desaladoras. "El agua es importante, como también otros muchos bienes y servicios que requieren electricidad para su producción. La sociedad establecerá en cada momento lo que necesita y el Pecan permitirá que la electricidad eólica se palique a lo que más convenga en cada momento", señaló.

"El Pecan nace del consenso de todos los agentes sociales que han intervenido en su formulación", defendió Rodríguez. "Al incluir la opinión de ecologistas y empresarios es imposible que todos queden satisfechos al cien por cien con su contenido". En cambio, es un producto "bastante" consensuado que recoge todas las observaciones y alegaciones que se le formularon, "incluso las extemporáneas". .