El 37% de los parados en La Rioja lleva más de 24 meses sin empleo, la tasa más baja de los últimos cuatro años

Contador
Paro, oficina empleo
EUROPA PRESS
Publicado 09/10/2017 17:18:31CET

   LOGROÑO, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 37 por ciento de los parados en La Rioja lleva más de 24 meses sin empleo, la tasa más baja de los últimos cuatro años, según Randstad, la empresa líder de recursos humanos en España, ha realizado un análisis sobre los parados de larga duración, aquellos profesionales que llevan más de dos años en situación de desempleo.

   Para ello, ha tenido en cuenta los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al segundo trimestre, de los años 2008 a 2017. Randstad destaca que en La Rioja el 36,7 por ciento de los parados lleva más de 24 meses sin acceder a un empleo, lo que supone la tasa más baja de los últimos cuatro años.

   Si se analiza la serie histórica, en 2008, se registró la tasa de desempleados de larga duración más baja, con un 2,7 por ciento. Desde ese año, este índice ha sufrido fluctuaciones hasta alcanzar el 24,5 por ciento en 2013. A partir de aquí ha aumentado durante tres ejercicios consecutivos hasta registrar el 42,9 por ciento en 2016.

   Respecto a 2008, llama la atención que el peso de estos profesionales en el mercado laboral se ha incrementado en 34 puntos porcentuales. En términos absolutos, en La Rioja, 6.100 profesionales se encuentran en esa situación desde hace más de dos años, lo que supone un descenso del 40 por ciento respecto al año anterior.

   En España, el porcentaje de desempleados de más de dos años representa el 40,7 por ciento del total de parados, lo que supone la cifra más baja de los últimos cuatro años y 30 puntos porcentuales más respecto a 2008. Si se analiza la última década, Randstad afirma que, en 2009, se registró la tasa de desempleados de larga duración más baja de toda la serie histórica, con un 10,2 por ciento. Por tramos de edad, el análisis de Randstad detecta grandes diferencias. En este sentido, el 54,4 por ciento del total de parados mayores de 45 años lleva más de 24 meses sin acceder a un empleo.

   A continuación, se encuentran los que tienen entre 25 y 45 años (36,9 por ciento) y, por último, de los menores de 25 años (18,4 por ciento). Respecto a 2008, los mayores de 45 años son también el colectivo que más ha crecido, con un aumento de 34 puntos porcentuales, situándose por encima de la variación experimentada a nivel nacional, que ha registrado un crecimiento de 30 puntos. En segunda posición, están los desempleados de entre 25 y 45 años (+27,3 p.p.) y, en última, registrando el menor incremento, los menores de 25 años (+14,6 p.p.).

   Cuando se analiza la evolución que han experimentado estos perfiles, se detectan algunas diferencias. En este sentido, los menores de 25 años han experimentado el descenso más pronunciado en cuanto a volumen de desempleados de larga duración. Este colectivo alcanzó en 2014 su tasa más alta, cuando el 28,1 por ciento de los parados llevaba más de dos años sin acceder a un empleo. Desde entonces, en los últimos tres años la tasa ha descendido hasta el 18,4 por ciento actual. En el caso de los otros dos colectivos analizados, la evolución ha sido similar, ya que alcanzaron su cuota más elevada en 2015 y han registrado dos ejercicios de descenso consecutivos.

   En términos absolutos, durante el segundo trimestre de 2017, el número de parados de larga duración se situó en 1.593.100, un 18,7 por ciento menos que el año anterior. En los últimos doce meses, la cifra de este grupo de parados se redujo en 366.000 personas. Si se compara con las cifras registradas en 2008, antes del inicio de la crisis, los desempleados de más de 24 meses se han multiplicado por seis, pasando de 254.500 profesionales a más de 1,59 millones.

   . En análisis también tiene en cuenta la situación de los desempleados de más de dos años según el nivel de formación alcanzado. Randstad destaca que a mayor formación, menor es el índice de desempleados de larga duración respecto del total de profesionales en esta situación. Es decir, los trabajadores con formación académica superior tardan menos tiempo en reincoporarse al empleo tras quedarse en paro. A continuación se encuentran los profesionales con educación secundaria y, por último, aquellos que cuentan con educación primaria como nivel formativo máximo alcanzado.

   El 44 por ciento de los desocupados con formación básica se encuentran en paro desde hace más de dos ejercicios, siendo la cifra más alta. A continuación, se sitúan los que han cursado estudios secundarios (38,2 por ciento) y, en última posición, los que tienen estudios superiores (29,6 por ciento).

"COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA PARA ACABAR CON EL DESEMPLEO"

   Luis Perez, director de Relaciones Institucionales de Randstad, explica que "a pesar de que la situación de los desempleados de larga duración ha mejorado en los últimos años, nos queda mucho trabajo por delante, ya que más de 1,5 millones de profesionales aún se encuentran en esta situación. Todos los agentes sociales implicados en la generación de empleo debemos trabajar juntos para mejorar este escenario".

   "Desde Randstad proponemos seguir otros ejemplos internacionales de colaboración público-privada, donde los servicios públicos de empleo y las agencias de empleo cooperan para dinamizar el mercado laboral y detectar nuevas oportunidades de trabajo. Este es el caso de Francia, Países Bajos u otros países del centro y norte de Europa, cuyas experiencias han demostrado que la tasa de paro desciende cuanto mayor es la colaboración entre entorno público y privado. El acceso al mundo laboral a través de estas empresas permite al profesional continuar con su formación y aumentar su empleabilidad a través de la especialización y la experiencia, con las máximas garantías de seguridad", explica Luis Pérez.

LA RIOJA, LA TERCERA MENOR TASA DE ESPAÑA

   El último de los aspectos que tiene en cuenta el análisis de Randstad es la región en la que reside el profesional. En esta línea, Asturias y Extremadura son las comunidades con mayor porcentaje de desempleados de larga duración, con un 49 por ciento y un 48,6 por ciento respectivamente. Por encima de la media nacional (40,7 por ciento), también se encuentran Andalucía (42,8 por ciento), Galicia (42,5 por ciento), Euskadi (42,4 por ciento) y Castilla-La Mancha (41,9 por ciento).

   Comunitat Valenciana (40,7 por ciento), Murcia (39,9 por ciento), Cantabria (39,7 por ciento) y Madrid (39,7 por ciento) se sitúan inmediatamente por debajo de la tasa registrada en España. A continuación, están Canarias (39,1 por ciento), Aragón (39,1 por ciento), Catalunya (38,2 por ciento) y Castilla y León (37,5 por ciento). En las últimas posiciones, se encuentran La Rioja (36,7 por ciento), Navarra (31,2 por ciento) y Baleares (20,6 por ciento).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies