40 planes priorizados en 7 líneas centran el Plan de Innovación de Logroño hasta 2020

Imagen de la presentación en el Espacio Lagares
EUROPA PRESS
Publicado 08/07/2016 13:48:08CET

   LOGROÑO, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 40 planes priorizados, además de otros 60 más en reserva, correspondientes a siete líneas estratégicas, conforman el Plan de Innovación de la ciudad de Logroño (PIL) 2016-2020, que este viernes ha presentado la alcaldesa Cuca Gamarra, junto con el concejal de Innovación, Manuel Peiró, y el coordinadora del Grupo de Investigación FEDRA de la UR, José Ignacio Castresana.

   Gamarra ha incidido en que se trata de "una herramienta de trabajo cuyo objetivo fundamental es mejorar los servicios municipales e incrementar el carácter innovador del conjunto de la sociedad como instrumento clave para mejorar la calidad de vida de los logroñeses, promoviendo el desarrollo social y económico de la ciudad".

   El PIL integra, coordina y alinea las actuaciones con que Logroño va a impulsar la innovación en los próximos años; concretando los recursos necesarios para una acción constante, sostenida y eficaz; impulsando la cooperación con todas las administraciones públicas, en particular con el Gobierno de La Rioja; y promoviendo redes con agentes económicos y sociales, con asociaciones, administraciones y con la universidad.

   En opinión de Gamarra, "supondrá un hito en la apuesta innovadora de la ciudad por su contenido pionero y por su capacidad transformadora", estando en coordinación con otros proyectos ya en marcha como son la Estrategia Riojana de I+D+I 2020 y el Programa Marco Horizonte 2020.

   El carácter innovador del PIL se manifiesta desde su origen, desde la metodología de su elaboración en la que han participado más de 250 personas. "La colaboración -ha señalado la alcaldesa- seguirá siendo una de sus claves, se trata de un proyecto coral que implica a toda la sociedad logroñesa".

"PRAGMÁTICO".

   De ahí se deriva otra de sus principales características, "su cercanía a las necesidades de los ciudadanos". Es muy pragmático; identifica 7 líneas estratégicas que se despliegan en 28 planes de actuación y 104 planes de trabajo priorizados y programados en términos de eficacia, eficiencia y oportunidad.

   Como ha explicado Castresana, dentro de esta programación, se han priorizado 40 de los planes de trabajo y de ellos, 10 para comenzar a implantarlos en 2017 y completarlos en 2020 a razón de una decena por anualidad.

   Las siete líneas estratégicas que estructuran el Plan de Innovación de Logroño son la Administración innovadora "para que la administración incremente la agilidad de interacción con el ciudadano"; la Ciudad sostenible y eficiente; un objetivo "específico de Logroño", la creación de una Ciudad amable; y la Relación con el ciudadano, "que aborda la interacción entre la administración local y el vecino".

   A ello se unen otros tres ejes destacados, que ha subrayado Gamarra, los Ciudadanos innovadores, "como promotores de la innovación y también colaboradores indispensables para el desarrollo del proceso innovador"; las Redes colaborativas; y "la más valorada y sobre la que existe más consenso como la más importante", ha dicho Castresana, la Innovación para el desarrollo económico.

   En este caso en concreto, ha explicado el coordinador del Grupo, "su objeto es aprovechar el potencial de la innovación para desarrollar económicamente Logroño, convirtiéndose por tanto en el pivote dinamizador de la estrategia de desarrollo económico".

   Estas siete líneas agrupan los planes de actuación y programas de trabajo de los que para 2017, para la puesta en marcha del PIL, se han elegido diez, el primero de ellos, la Proyección internacional de la ciudad.

   Este plan, ha detallado Castresana, se pondrá en marcha ya en enero de 2017, "con la creación de una identidad, la determinación del mensaje que se quiere transmitir, la preparación para la acogida de turistas o los embajadores riojanos por el mundo, basados en los estudiantes".

   Además, se abordará Modelo de ciudad; Eficiencia energética; Identidad de ciudad; Oficina para invertir en Logroño; Plataforma smart; Gestión de fondos europeos; Espacios para la convivencia; Cultura emprendedora; y Administración electrónica.

   Otros treinta programas se irán desarrollando en los tres años siguientes, considerando "de reserva" otros 64 que, salvo que se planteen circunstancias que recomienden lo contrario, no serán activados en el periodo 2017-2020.

UN PROCESO DE PARTICIPACIÓN DIRECTA.

   Esta operatividad ha sido determinada a lo largo de un intenso proceso de elaboración del PIL que la alcaldesa ha recordado. Comenzó en enero de 2016 y se ha desarrollado a lo largo de cinco meses, contando con la colaboración de 250 personas bajo la coordinación del Grupo de Investigación FEDRA de la Universidad de La Rioja. Se ha estructurado en dos fases: participativa y de gobernanza.

   La fase participativa consistió en la recopilación de iniciativas innovadoras procedentes de todos los actores implicados en la promoción de la innovación de la ciudad.

   Se logró a través de tres fuentes: participación ciudadana directa a través de la web y aplicación logroño.es; mesas de trabajo presenciales integradas por representantes de todas la áreas claves en la promoción de la innovación; y mesas de trabajo virtuales dirigidas a asociaciones ciudadanas y colegios profesionales.

   Se recopilaron así 1.670 iniciativas, que ordenadas y sistematizadas dieron lugar a las siete líneas de trabajo, a los 28 planes de actuación y los 104 programas de trabajo. La primera fase finalizó con la "asamblea de priorización", integrada por 50 personas (ciudadanos y representantes de las áreas clave en la promoción de la innovación), que aplicó para ello criterios de eficiencia, eficacia y oportunidad.

   La segunda fase, la de gobernanza, consistió en diseñar un sistema práctico y eficiente para planificar, financiar y gobernar la ejecución del PIL, determinándose un sistema de ejecución basado en su impacto o capacidad transformadora.

   La gobernanza será también el modelo que se aplicará a partir de ahora, en el despliegue y control del Plan de Innovación, estableciéndose para ello unos grupos integrados por responsables políticos, funcionarios municipales y ciudadanos y representantes de asociaciones.

   Estos grupos se articularán en dos niveles: control estratégico, para el gobierno y seguimiento del proceso de despliegue; y control de línea, para cada una de las que componen el Plan para el seguimiento de todos los planes de trabajo.

   Cada línea estratégica contará con un cuadro de mando formado por los indicadores correspondientes a los programas de trabajo activos en esa línea. Los indicadores incluirán una variable cuantitativa y una valoración subjetiva por parte de los ciudadanos o de los usuarios directos de las innovaciones puestas en marcha.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies