Las acusaciones mantienen los delitos de Desórdenes y Atentado para Pablo y Jorge pero reducen la lesión a falta

Publicado 11/04/2018 15:07:25CET

   El Fiscal ve un grupo "organizado" en el que las misiones se dividían en: provocar a los policías, grabar y lanzar objetos.

   LOGROÑO, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las acusaciones mantienen los delitos de Desórdenes Públicos contra Pablo y Jorge y el de Atentado para el segundo. En cuanto al delito de Lesiones de Pablo, se lo rebajan a falta. Esto supone mantener los dos años de petición de cárcel para Jorge y rebajar uno, hasta cinco años y nueve meses, para Pablo.

   La última sesión de las tres de vista oral que ha contenido el juicio tras la manifestación de la huelga del 14 de noviembre de 2012 se ha centrado en las conclusiones finales tanto de las acusaciones (Ministerio Fiscal y Abogacía del Estado) como de las defensas.

   El Ministerio Fiscal ha rebajado, en sus conclusiones, en un año la pena para Pablo Alberdi al cambiar el delito de Lesiones, por tirar una piedra, a falta de Lesiones. Le sigue considerando culpable de un delito de Atentado con medio peligroso y otro de Desórdenes. Le pide 5,9 años.

   A Jorge Merino le cree culpable de un delito de Desórdenes como inductor y le pide dos años (como desde el inicio del juicio). No obstante, ha modificado el relato de hechos para concretar que el incitar "a subir un escalón más en la lucha obrera y elevar la tensión social" fue lo que desencadenó en los incidentes contra la policía.

   En su relato, el Fiscal ha descrito lo ocurrido en la manifestación del 14 de Noviembre de 2012 como una "acción peligrosa y organizada que se dirige a perturbar la paz social, que en ese caso consiste en el mantenimiento de las normas por parte de la Policía Nacional".

   El abogado del Estado, que se ha sumado a las apreciaciones del Fiscal, ha visto "evidente" que la respuesta policial se produjo después de haber recibido objetos por lanzamiento.

   Además, cree que las acciones de los acusados forman parte de un grupo que, esa noche, actuó a raíz de los mensajes de Jorge y lo hizo de forma organizada y grupal, con el objetivo de "no parar" hasta lograr la respuesta policial, para lo que se ha apoyado en que uno de los acusados, I.I, asumió los hechos.

   El Abogado del Estado también, con respecto a Jorge, ha añadido una petición subsidiaria del delito de Atentado en concepto de inductor, con pena de un año. Esto es, le pide a la jueza que, o bien le declare culpable de un delito de Desórdenes Públicos (para el que siempre ha pedido tres años) o bien de Atentado en concepto de inductor.

   En el caso de Pablo, el delito de Lesiones se convierte en falta después de que se demostrara en el juicio que la presunta lesión en la rodilla del agente sólo precisó de una atención médica. En cualquier caso, al ser una falta prescribe a los seis meses, y han pasado cinco años.

   Las acusaciones también han retirado la petición para que Pablo indemnice a la Dirección General de Policía por los supuestos daños al uniforme del jefe del operativo policial.

GRUPO ORGANIZADO

   El Fiscal cree que Pablo y Jorge forman parte de "grupo organizado que realizó una acción para alterar el orden publico y perjudicar la paz social, en este caso representada por la policía".

   Para el Fiscal, la organización era tal que se dividía en tres grupos. Estaban aquellos que realizaron acciones violentas, lanzando todo tipo de objetos contundentes y lesivos.

   Había otro dedicado a "grabar de forma masiva"; y un tercero que, mientras estaban "ejerciendo su derecho de manifestación esperan el momento oportuno para dirigir expresiones que provocaran una respuesta policial a un previo ataque de los primeros".

   Con respecto a lo que se escuchaba en las grabaciones exhibidas por las defensas, ha destacado el hecho de que se increpara al jefe del operativo: "Beneite, esto es culpa tuya" porque, ha dicho: "Un manifestante pacífico no debería conocer el nombre del jefe del dispositivo policial, si lo conocen es porque hay una relación previa".

   En este sentido, el Abogado del Estado ha creído que el hecho de que en una grabación se oyera decir, al que llevaba la cámara, que la policía iba a cargar implica que era consciente de que se les iba a provocar y que estaba grabando para mostrar, luego, la reacción policial a la sociedad.

   "Cuando uno llama al boicot y sabotaje llama a la acción", ha creído también de Jorge. De Pablo, ha puesto en duda que tuviera una "intención pacífica". A su juicio, es obvio en las imágenes que tiene intención de lanzar algún objeto.