Adolescentes, "problemáticos por definición" no, sí en una etapa "con mayor vulnerabilidad"

La espera en los adolescentes
ISTOCK
Publicado 06/07/2018 14:06:40CET

   Entre un siete y un diez por ciento de adolescentes riojanos tienen riesgo "bastante alto y evidente" de mala salud mental

   LOGROÑO, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El investigador de la Universidad de La Rioja Javier Ortuño, que ha participado en un estudio sobre problemas y fortalezas emocionales de los adolescentes riojanos, ha abogado por "desterrar" la idea de que son "problemáticos por definición" y ha incidido en que están en una etapa vital "con mayor vulnerabilidad".

   Ortuño ha participado hoy en el Curso de Verano 'Salud Mental y Bienestar Emocional Infanto-Juvenil: Retos para el siglo XXI', que forma parte de los Cursos de Verano que la UR ofrece del 26 de junio al 24 de noviembre.

   En declaraciones a los medios de comunicación, se ha referido a un estudio, desarrollado por la Universidad de La Rioja en colaboración con las Consejerías de Educación y Salud, que ya fue presentado pero que sigue en fase de correlacionar datos, y que analiza una etapa especialmente "vulnerable".

   Los cambios biológicos, físicos, cognitivos, la disminución del funcionamiento del córtex prefrontal, el salto entre la regulación cognitiva y emocional, y el tener que independizarse del grupo familiar son los factores que crean ese cóctel de vulnerabilidad.

   Es necesario, ha creído, referirse a los adolescentes "como personas con muchísimo potencial, que están forjándose y adquiriendo capacidades que les van a permitir explorar el medio y abrirse al mundo pero que, en este tránsito, tienen, en algunos casos, mayor vulnerabilidad que en otras etapas del ciclo vital".

   "Pero, por supuesto", ha rechazado, "problemáticos por definición no; eso lo tenemos que desterrar y, de hecho, los porcentajes, valorándolos en positivo, señalan que hay muchos adolescentes que refieren un alto nivel de bienestar emocional y bajos niveles de dificultades emocionales".

   Es un "periodo un poco más crítico", en el que "hay mayor vulnerabilidad", además de "mayor propensión a problemas" de tipo mental, "pero no es por definición una etapa conflictiva, problemática, sino que, en algunos casos, hay adolescentes que están más expuestos a estos factores de riesgo y aquellos que tienen una mayor vulnerabilidad pueden transitar a enfermedades mentales".

   Por eso, ha incidido en que es "muy importante una promoción universal de la salud, que debería producirse antes de que ese adolescente esté en riesgo e, incluso, haya transitado a una problemática de salud mental".

   De este modo, ha abogado por integrar en las aulas, "cuanto antes, programas de inteligencia emocional". "Cosa que a día de hoy se está haciendo bastante poco", ha añadido.

ESTUDIO MILTICÉNTRICO

   Ortuño se ha referido a un estudio multicéntrico, que ha contado con 2.000 estudiantes de La Rioja de entre catorce y dieciocho años y que ha evaludado tanto dificultades emocionales como el acoso escolar.

   Como novedad, ha destacado, ha aunado pruebas subjetivas, sobre cómo se encuentran los adolescentes, con pruebas objetivas en las que se evalúa el redimiento neurocognitivo. Algo que, ha dicho, ha hecho, por primera vez en La Rioja, y en España, el Grupo de Investigación de la Universidad de La Rioja, en colaboración con las Consejerías de Salud y Educación.

   Aunque el estudio traduce un alto porcentaje alta salud mental señala que entre un diez y veinte por ciento de adolescentes refieren riesgo de mala salud mental, problemáticas emocionales y de comportamiento y hasta entre un siete y un diez por ciento presenta un riesgo bastante alto y evidente.

   Entre estos riesgos se encuentran las dificultades emocionales, dificultades de comportamiento, de falta de control de impulsos y sensaciones cercanas a la depresión.

   Por otro lado, hay un porcentaje de entre el quince y veinte por ciento de adolescentes, de manera "más o menos frecuente" han sufrido o visto acoso escolar.

   En este momento, en el que se están correlacionando datos, se ha visto que aquellos que tienen un bienestar más bajo están rindiendo peor en pruebas neurocognitivas, lo que se relaciona con el rendimiento académico pero, también, con otros aspectos de la vida.

Contador