'El alcalde de Zalamea', un clásico sobre la dignidad y justicia "que nunca pasa de moda"

Carmelo Gómez y Nuria Gallardo, en una escena de la obra
TEATRO BRETÓN
Publicado 22/01/2016 13:59:15CET

   LOGROÑO, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Compañía Nacional de Teatro Clásico presenta, este viernes y sábado en el Bretón de Logroño, 'El alcalde de Zalamea', de Calderón de la Barca, un clásico sobre la dignidad y la justicia "que nunca pasa de moda".

   Así lo han dicho esta mañana los principales actores del montaje, Carmelo Gómez, Nuria Gallardo y Joaquín Notario, que, acompañados por todos los intérpretes de la obra, dirigida por Helena Pimenta, han contado en rueda de prensa los detalles de este espectáculo, que abre el ciclo 'Grandes obras, grandes autores'.

   "Un proyecto que, personalmente, me llena mucho porque tiene que ver mucho con mi pasado, con mi presente y espero que con mi futuro", ha afirmado Gómez, marcado por su Pedro Crespo, un personaje que refleja "un cambio en el pensamiento", dentro de una obra "inmortal, que contiene elementos sociales y políticos suficientes para que no pase de moda".

   Cambios, ha añadido, "como hacia los que vamos ahora mismo, no sabemos dónde, pero sí sabemos de dónde venimos y que no funciona". En este sentido, ha apuntado que la obra "va más allá del empeño de dejarlo en un drama rural", y ha reseñado lo que tiene que ver con el honor "y con una reflexión muy potente sobre la justicia".

   Especialmente, el actor ha destacado que "hemos intentado acercar el montaje al espectador, el verso no es una formalidad hueca, queremos hacer emocionar a la gente". Algo en lo que todo el elenco ha trabajado "desde el comienzo, hemos hablado mucho, hemos trabajado mucho y, al final, hemos hecho equipo".

   Nuria Gallardo, Isabel en la obra, ha subrayado la "gran relevancia del papel de la mujer" en 'El alcalde de Zalamea'. Su personaje sufre una violación "y es el desencadenante del conflicto". Y ha citado a otros, como 'La Chispa', Clara Sanchís, "que vive en un mundo de hombres y que representa el contrapunto al mundo ideal en el que vivía Isabel".

   A su juicio, "cada día nos apetece mucho hacer la función, Calderón nos hace ganar mucho a los actores, en cada frase encontramos algo sobre lo que reflexionar", sobre todo en "el honor, la dignidad y la justicia, todos temas muy presentes en la actualidad de estos momentos". "La obra nos da una lección de vida", ha afirmado.

   Para Joaquín Notario, Don Lope de Figueroa, "éste es un gran clásico, y como todos los clásicos, tiene muchos temas en hora y media de función". Ha resaltado, especialmente, "el concepto de dignidad, en un momento de decadencia como era el siglo XVII, y en el que, en medio de esa situación, aparecen personas que creen en los valores humanos".

   La música de la época, renacentista y barroca, con partes grabadas y partes en directo con voz y vihuela; y la escenografía, con un espacio central "casi vacío" durante buena parte del montaje, y que se va alterando "con pequeñas cosas", completan el espectáculo, para el que ya casi no hay entradas, y que se va a poder ver este viernes y sábado a las 20,30 horas.