Amnistía Internacional de La Rioja, satisfecha de "ser la voz" que defiende "los derechos humanos"

                               Dolores Fernández Junto A Alberto Astarloa
EUROPA PRESS
Publicado 18/03/2018 13:40:52CET

   La entidad trabajará por "neutralizar" el "cada vez más preocupante" avance del discurso del odio

   LOGROÑO, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Amnistía Internacional de La Rioja ha celebrado este domingo la 5ª Asamblea anual de la asociación "satisfechos" de "ser la voz" que defiende "los derechos humanos" y "contar situaciones y problemas que ocurren en todo el mundo y que, de otra manera, no se podrían escuchar".

   Así lo ha expresado a Europa Press una de las portavoces de la entidad en La Rioja, Dolores Fernández, quien ha detallado que el 2017 ha sido un "año intenso de trabajo" marcado fundamentalmente por dos grandes campañas 'Yo acojo' y 'Valiente'.

   Dos actividades centradas en las personas refugiadas y en los defensores de los derechos humanos, respectivamente, que han obtenido mucho éxito y que hablan de situaciones "que preocupan al mundo con dos problemas sociales muy actuales".

   La Asamblea ha contado también con la presencia de Alberto Astarloa, vocal del Comité Ejecutivo Federal de la Sección Española de Amnistía Internacional y delegado para La Rioja, quien ha querido agradecer el trabajo de Amnistía en la región, "una entidad autonómica importante bastante sólida que ofrece buen trabajo de movilización en la calle y con las instituciones para hacer valer los derechos humanos".

   Astarloa entiende que los derechos humanos en el mundo "pueden avanzar si protegemos el derecho de la protesta y reivindicación de defensores que están amenazados en el mundo" porque hay muchas personas "que todavía hoy mueren por defender estos derechos".

PREOCUPACIÓN POR EL AVANCE DEL DISCURSO DEL ODIO

   Además, y de cara a futuros retos, desde Amnistía señalan su "preocupación" por el avance del discurso del odio "en boca de grandes líderes mundiales" que hace recaer "en las personas más débiles, como pueden ser los refugiados, la pérdida de derechos económicos, sociales y culturales".

   Este discurso del odio es "peligroso en el mundo" y Amnistía "trabajará en una estrategia para avanzar y neutralizar esta situación". Un objetivo "importante" en el que colmarán sus esfuerzos para evitar que se creen "más muros o más concertinas" y no se vea como una amenaza sino como una oportunidad".

   A todo ello se suma el trabajo para "hacer resistir los derechos humanos" también relacionados con la libertad de expresión "que está seriamente amenazada en el mundo, el derecho a la salud o trabajar para evitar los desahucios". Muchos retos "para los que hay que seguir trabajando diariamente".

   En el caso de La Rioja, Amnistía cuenta con algo más de 700 socios aunque, como bien ha expresado Dolores Fernández, "siempre se necesitan más. Queremos que más personas se unan a nuestra entidad para seguir trabajando y, sobre todo, para poder sustentar la investigación que se hace sobre el terreno".