ANPE Rioja tramitó quince quejas de profesores en el último curso

Escolares con mochilas
EUROPA PRESS
Actualizado 23/11/2015 14:10:53 CET

   LOGROÑO, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El sindicato ANPE gestionó, durante el pasado curso lectivo 2014-2015, quince quejas de profesores en La Rioja y todas se resolvieron mediante la mediación, ninguna terminó en denuncia.

   La responsable del Servicio del Defensor del Profesorado, Clara Álvarez, ha detallado hoy en rueda de prensa junto al portavoz y asesor jurídico del sindicato, Jose Manuel Reinares, los datos del último Informe Anual del Defensor del Profesor.

   De las quince quejas que tramitó el sindicato (dos de ellas de profesores que ejercen en Navarra pero residen en La Rioja) el 25 por ciento respondían al epígrafe 'problemas para dar clase'.

   Dentro de éste, que recoge el mayor porcentaje, se encuadran, por ejemplo, faltas de respeto de los alumnos; conflictos de baja intensidad; alumnos que no atienden instrucciones; estudiantes que no hacen los deberes y alumnos que no llevan material.

   Con respecto a la falta de material, Álvarez ha señalado cómo hay alumnos que no pueden llevar a clase "ni un lapicero" y la profesora, al indagar acerca de por qué no lleva material, se da cuenta de que en casa "ni come".

   Un veinte por ciento de las quejas se encuadran en el epígrafe 'Acoso de padres' y un cinco por ciento 'Acoso de alumnos'. En este sentido, ha matizado que este acoso no se refiere a la figura delictiva, sino a "situaciones desagradables".

   Entre estas, se encuentran padres que "se ponen a la defensiva" en las tutorías; "presiones a los profesores" por parte de los progenitores "por el trato a los alumnos"; o alumnos de Secundaria que siguen al profesor hasta casa y le llaman al timbre.

   A este respecto, ha destacado que se trata de "un problema social, muy complejo" porque lo que sucede sobrepasa las aulas. También ha indicado que el porcentaje de problemas derivados de los alumnos ha disminuido porque "la falta de respeto" por parte de éstos "se ha asumido".

   La "falta de recursos" y los "recortes" han agravado, a su juicio, un problema que ha sufrido un repunte. Así, se ha referido al aumento de horas de clase de los profesores; "demasiados alumnos por aula"; o la excesiva burocratización.

   Como aspecto más destacable ha señalado que han aumentado las situaciones en las que el problema no proviene de los alumnos, sino de otros adultos; así como que se dan casos en enseñanzas no obligatorias, como en la Escuela de Idiomas y el Conservatorio.

   "La generalización del maltrato hacia los profesores fuera del aula denota que el problema de su infravaloración proviene de la sociedad y no está relacionado necesariamente con cuestiones estrictamente docentes", concluye el informe.

   Preguntada acerca de si los profesores deberían hacer autocrítica, en referencia a esta infravaloración como posible consecuencia de que no se atiende a las necesidades particulares del alumno, ha considerado que no porque "los profesores han sabido evolucionar y son conscientes de los problemas a los que están sometidos los alumnos", como el "exceso de estímulos tecnológicos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies