El Ayuntamiento de Logroño cierra el ejercicio 2017 con un superávit de 15,3 millones

Gamarra y San Martín, en la rueda de prensa
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO
Publicado 15/03/2018 12:42:54CET

   LOGROÑO, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Logroño cerrará el ejercicio del 2017 con un superávit de 15,3 millones de euros, en lo que, como ha confirmado este jueves la alcaldesa, Cuca Gamarra, será "el sexto año consecutivo" en el que las cuentas municipales se cierren en positivo". "Una muestra de la buena salud económica y financiera del Consistorio", ha subrayado la primera edil.

   Gamarra ha avanzado la Liquidación del Presupuesto Municipal de 2017, que está siendo elaborada por la Intervención Municipal "y en la que se reflejan los buenos datos que certifican la solvencia de este Consistorio". La previsión es que sea aprobada este mes en Junta de Gobierno para que se puede dar cuenta de ella en el pleno municipal de abril.

   En palabras de la alcaldesa, la Liquidación del pasado ejercicio demuestra "una senda de liquidez y estabilidad mantenida en las dos últimas Legislaturas tras años de déficit, en los que se contabilizaron más gastos que ingresos".

   Cifras como el ahorro neto (de 10 millones), el nivel de endeudamiento (establecido en un 32 por ciento de los ingresos corrientes liquidados cuando el límite es del 75 por ciento) o los remanentes para gastos generales (8,4 millones) son buenos indicadores de la salud financiera de las cuentas municipales.

   "Son -ha señalado Gamarra- el producto de la buena gestión y de una administración que ha actuado con responsabilidad, proporcionando servicios de calidad sin pedir un esfuerzo suplementario a los ciudadanos y ofreciendo confianza para la actividad económica".

   Este año, además, la posibilidad de contar con este dinero procedente del ejercicio anterior "permitirá financiar más inversiones en la ciudad, al haberse llegado a un acuerdo con el Gobierno Central para ampliar los márgenes de reinversión de estos fondos".

   Un dato importante que ha sido remarcado por la alcaldesa que, en su calidad de vicepresidenta de la FEMP, ha participado directamente en las negociaciones mantenidas con el Ministerio de Hacienda. Un diálogo que fructificará en la inmediata aprobación por el Consejo de Ministros del Decreto Ley que ofrezca una mayor flexibilidad en la reinversión del superávit.

   Gamarra ha querido dejar de manifiesto "la sensibilidad que el Gobierno Central ha demostrado frente a las reivindicaciones de las administraciones locales; una vez que ha quedado certificado que en los peores momentos de la crisis hemos sido ejemplo como gestores y motores de crecimiento económico".

   "Es justo -ha añadido- que ahora podamos tener más posibilidades a la hora de financiar proyectos que van a traer el bienestar a nuestros ciudadanos, mejorando nuestros municipios y creando empleo".

   En este sentido, ha aclarado que a partir de ahora las administraciones locales podrán destinar los Remanentes de Tesorería (8,4 millones de euros) a financiar inversiones como -por ejemplo- las correspondientes a infraestructuras sociales, educativas, deportivas o culturales o a cubrir gestión de residuos, gastos en materia de seguridad o protección civil, o equipamientos de centros municipales.

   "Un amplio listado, que se suma a las inversiones financieramente sostenibles a las que hasta el momento estábamos limitados, siempre que no entren en contradicción con la Ley Orgánica de Estabilidad", ha señalado Cuca Gamarra, que ha puesto como ejemplos, de todas maneras, las ludotecas o diversos aspectos relacionados con Bomberos.

   Con estos Remanentes de Tesorería se podrán también cubrir gastos que quedaron pendientes de tramitar al cierre del ejercicio -por no haberse emitido las facturas en esa fecha- o seguir reduciendo deuda.

REDUCIENDO DEUDA.

   En este sentido, la primera edil ha señalado que "el Ayuntamiento sigue año tras año cumpliendo el objetivo de deuda". De hecho, el nivel de endeudamiento previsto sigue estando muy por debajo del límite establecido por la Ley (en un 32 por ciento de los ingresos corrientes liquidados frente al 75 por ciento permitido).

   La alcaldesa ha señalado que la deuda viva del Ayuntamiento a final de 2017 fue de unos 42 millones de euros y ha comparado esta cifra con los 60 millones en los que estaba en 2012, "una reducción del 30 por ciento en tan solo seis años que supone un gran hito".

   "Un logro desde que este equipo de Gobierno lidera el Ayuntamiento, que proviene de la pasada Legislatura pero que también en ésta ha tenido un importante reflejo, considerando que la deuda viva a finales de 2015 estaba en 53,3 millones, frente a los 42 estimados para el cierre del ejercicio de dos años después", ha destacado.

   Gamarra ha resaltado "la buena gestión que esto significa, además de demostrar que el tener que cubrir el crédito extraordinario del soterramiento no está afectando a la solvencia y estabilidad de las cuentas municipales".

   El ahorro neto (la diferencia entre los ingresos que nos corresponden y las obligaciones de gasto, una vez restados los préstamos) será también positivo, cifrado en 10 millones de euros. Y, en el pago a proveedores, se ha ido disminuyendo de forma notable en estos años (que llegó a alcanzar los 90 días hace dos Legislaturas y que desde 2012 está por debajo de los 30 días marcados por la Ley).

REGLA DE GASTO.

   Con estos indicadores, el Ayuntamiento tendrá prácticamente cumplidos todos los parámetros de estabilidad: estabilidad (capacidad de financiación, gastamos menos de lo que ingresamos), endeudamiento y pago a proveedores. Existe un cuarto apartado, la regla de gasto, que se desajusta al haber variado el periodo de cálculo, como así será recogido en el informe de la Intervención que se presentará al órgano de tutela.

   Así, en la Liquidación de 2016 (tomada como referencia para la de 2017) la contabilidad de cierre de ejercicio se estableció a 30 de noviembre frente al habitual de 31 de diciembre, computándose por tanto solo 11 meses. A partir de este año se regula el periodo del 1 de diciembre a 30 de noviembre.

   El resultado de esta variación fue una regla de gasto excepcionalmente baja en 2016 que se compara con la lógicamente más alta -al calcularse sobre 12 meses- de 2017. "A pesar de ello -como ha señalado la alcaldesa- las cifras obtenidas son mejores que la previsión que se recogió en el Plan financiero realizado para tres años, de 2016 a 2018".

   Con estos datos -y a falta del informe final de la Liquidación que aportará el detalle de ejecución del Presupuesto tanto en ingresos como en gastos, así como otros parámetros como el pago a proveedores- Gamarra se ha mostrado "muy satisfecha de la gestión que el equipo de Gobierno sigue llevando a cabo de las cuentas públicas".

   "Los datos -ha remarcado- indican de manera objetiva la buena salud económica y financiera del Ayuntamiento; fruto de una gestión responsable, transparente y que tiene muy claro dos elementos como son: que no hay que gastar más de lo que se ingresa y que no se debe nunca hipotecar el futuro de nuestra ciudad. En estos términos se ha trabajado en 2017 y con ellos se lleva actuando desde 2011".