La calidad de los buses urbanos de Logroño ha mejorado, pero no pasa de "aceptable", según un estudio de Consumer Eroski

Actualizado 05/10/2007 14:00:43 CET

la falta de información al usuario, las carencias en el apartado de la accesibilidad y la impuntualidad son sus principales deficiencias

LOGROÑO, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La calidad del servicio de autobusesurbanos de Logroño ha mejorado, perono pasa del "aceptable", según un estudio realizado por Consumer Eroski entre 300 líneas de autobús de toda España, entre ellas, 10 de la capital riojana.

Según las conclusiones de este informe, dado hoy a conocer, la falta de información al usuario, las carencias en el apartado de la accesibilidad y la impuntualidad son sus principales deficiencias. Sin embargo, los logroñeses están entre los ciudadanos que menos pagan por usar el bus, 0,56 euros

El estudio analiza 300 líneas de autobuses repartidas por 18 ciudades del país: 30 en Barcelona y Madrid, 25 en Sevilla y Valencia, 20 en Málaga, Zaragoza y Bilbao, 18 en Murcia, 15 en Alicante y Valladolid, 12 en Granada, y 10 en Córdoba, A Coruña, Logroño, Oviedo, Pamplona, San Sebastián y Vitoria.

Para ello se ha estudiado el coste del trayecto, las diferencias en el precio entre las capitales y las paradas de los autobuses, así como la información que se facilita en éstas y en el interior del bus al usuario. También se han valorado aspectos como el estado de mantenimiento, la limpieza y conservación de los autobuses, elementos de los que están dotados, la profesionalidad de los conductores y la accesibilidad.

El servicio de autobuses urbanos de Logroño aprueba "muy ajustadamente" la prueba planteada por Consumer Eroski "con un mediocre aceptable, por debajo de la media del estudio, que se sitúa en un bien".

Las deficiencias en el apartado de la información al usuario, así como las carencias detectadas en el área de la accesibilidad han influido negativamente en la valoración final. Sin embargo, se han registrado mejoras con respecto a hace cuatro años, cuando esta revista realizó un estudio similar, en el que el servicio de urbanos de la ciudad obtenía la nota final de "muy mal".

Los avancesás significativos se han registrado en aspectos relacionados con la calidad del trayecto. Los logroñeses son los usuarios a los que más barato les sale desplazarse en urbano. El precio de un billete ordinario simple es de 0,56 euros, muy por debajo de la media del estudio (0,97 euros).

Sin embargo, si deciden usar el bonobús sólo ahorran un 25% con respecto al coste del billete ordinario, frente al ahorro medio del país del 42%. No obstante, el precio del recorrido en este caso es de 0,42 euros, la cantidad más económica del estudio si se utiliza este sistema de pago (la media nacional es 0,55 euros).

Con respecto a la frecuencia de paso de los autobuses urbanos, los días laborables oscila entre los diez minutos y la hora, dependiendo de la línea. Por otra parte, la puntualidad de los autobuses de Logroño "deja mucho que desear". En tres de cada diez trayectos analizados el urbano llegó con retraso, que en uno de los casos se prolongó hasta 17 minutos.

A pesar de ello, el servicio de buses de la ciudad obtiene una valoración de "bien" con respecto a la calidad del trayecto, aunque por debajo de la calificación media nacional de "muy bien".

Pero llama la atención "negativamente" que dos conductores, en el momento de llegar a la parada, abrieron las puertas de acceso antes de detener completamente el vehículo. Y en cuatro de los diez trayectos los chóferes iniciaron la marcha del bus antes de que los pasajeros hubieran tomado asiento o posición.

La seguridad es otro de los aspectos que define la calidad del servicio de autobuses urbanos de una ciudad. Todos los buses de la capital riojana contaban con ventanas de emergencia señalizadas, aunque sólo en la mitad de ellos se observaron martillos para romperlas en caso de necesidad. A esto hay que añadir que únicamente en un autobús había un cartel a la vista en el que se informara a los pasajeros de cómo actuar en caso de emergencia.

Mejor resultado obtiene este servicio en el apartado que estudia las paradas de autobuses en Logroño, ya que recibe la nota de "muy bien", la misma que a nivel nacional. Para ello se han tenido en cuenta factores como el estado y mantenimiento de los elementos que conforman estos puntos, tales como marquesinas, bancos, postes y dispositivos de información.

Destaca positivamente que todas las paradas visitadas, salvo una, contaban con marquesina para resguardarse de la lluvia y de banco en el que los usuarios pueden sentarse durante la espera del bus. Además,todas estaban dotadas de postes que identificaban la parada.

POCA INFORMACIÓN.

La información al usuario es el aspecto peor valorado en el servicio de autobuses urbanos de la capital riojana. Suspende con un "regular", frente al "aceptable" de nota media del estudio.

Es reseñable que ningún autobús dispusiera de un cartel en el que se informara sobre las tarifas, así como la carencia de información sobre normas de uso, el billete de mayor cuantía con el que los pasajeros tienen derecho a pagar y la capacidad del vehículo.

A esto hay que añadir la escasez en los apeaderos de dispositivos electrónicos que ofrezcan información actualizada sobre la hora de llegada del bus o el tiempo de espera. Tan sólo en tres de las diez paradas se observó una pantalla.

Además, Logroño tampoco cuenta con un servicio de información a través de teléfono móvil, vía SMS, a pesar de que más de la mitad de las capitales del estudio ya disponen de él.

Con respecto a la accesibilidad de los autobuses de la ciudad, "aún queda una gran labor por realizar", según el estudio. El servicio de Logroño aprueba en este apartado con un ajustado "aceptable", por debajo de la calificación media del estudio de "bien".

Aunque la mayoría ya están adaptados para discapacitados físicos, mediante rampas y sistemas de piso bajo, se detectaron importantes carencias, como la falta de sistemas de aviso acústico, especialmente útiles para personas con problemas visuales, así como dispositivos visuales que avisan de la próxima parada.

Según una encuesta realizada a un centenar de usuarios habituales de los autobuses de Logroño, estos se muestran en general satisfechos con la calidad del servicio. Sin embargo, el 37% de los encuestados considera que las diferentes zonas y barrios dela ciudad no están correctamente conectados debido, principalmente, al insuficiente número de líneas.

Asimismo, uno de cada tres afirma que los buses no muestran un buen estado de conservación y limpieza, mientras que el resto cree que los urbanos se encuentran en correctas condiciones. Por otra parte, a juicio de la mitad de los entrevistados, la profesionalidad de los chóferes durante la conducción "debe mejorar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies