César Antonio Molina: "España y Europa deben defender sus democracias, o los fantasmas del pasado volverán"

 César Antonio Molina, En Logroño
EUROPA PRESS
Publicado 10/04/2018 13:37:26CET

   LOGROÑO, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El poeta y exministro de Cultura César Antonio Molina ha afirmado este martes en Logroño que "España y Europa deben empezar a darse cuenta de que o defienden sus democracias o sabe Dios lo que pasará, los fantasmas del pasado volverán".

   Así lo ha declarado en una rueda de prensa previa a su participación, esta tarde, en las XX Jornadas de Poesía en Español, que se desarrollan hasta este próximo viernes en la capital riojana. Y aunque ha reconocido que "la democracia no es el paraíso, es débil, porque es libertad y hay gente que se aprovecha de ello".

   "Los populismos ya sabemos dónde nos llevan", ha advertido Molina, quien ha planteado, frente a estas amenazas, que "la cultura y el conocimiento es lo que nos hace libres", algo que siempre ha provocado que "los totalitarismos, sean comunistas, nazis o fascistas, hayan querido acabar con la cultura y con los artistas".

   Ha defendido que "la cultura y la civilización crea seres libres, y eso es lo que debe defender la democracia, porque, si bien a veces no es todo lo que debería ser, es lo único, es lo que nos hace libres, y sus pilares son la educación y la cultura".

   "La cultura y la educación -ha insistido- no son un gasto, son una inversión. Muchos de los problemas de España provienen de la cultura y de la educación, que forman parte de la identidad de nuestro país. Si somos algo en el mundo es por los nombres de nuestra cultura, Velázquez, Picasso, Buñuel, Falla... El verdadero Banco de España es el Museo del Prado", ha incidido.

   Por eso, ha considerado que "es verdad que estamos en un momento difícil, no solo para España, sino para quienes siempre hemos creído y difundido a Europa como un bien, con todo lo que ha significado el europeísmo, con sus luces y sus sombras".

   "Estamos viviendo el mejor periodo de la existencia en Europa y en España, con la democracia parlamentaria, la Constitución y la monarquía parlamentaria", ha subrayado César Antonio Molina, quien ha criticado a "quienes piensan que antes de ellos no había nada, y que, después de ellos, creen que tampoco va a haber nada, porque lo van a arrasar todo".

   Y, en este marco, ha apuntado a la necesidad de que España "recupere la ilusión, las ganas, la esperanza, el amor por todas las gentes, es fundamental ayudarnos entre todos y evitar cualquier conflicto".

POESIA.

   Todo ello, para un hombre que, ante todo, se considera poeta "porque la poesía es la mejor amante que he tenido, díscola, a veces ingrata, pero no por la poesía misma sino por la sociedad poética de este país, a veces muy gremial". "La poesía ha sido mi manera de esta en el mundo, me ha facilitado el resto de mis actividades", ha asegurado.

   Así, ha hecho referencia a su último libro de poemas recientemente publicado, "hace nada más tres o cuatro meses", 'Calmas de enero', "del que estoy muy orgulloso" y que "ha recibido muy buenas críticas". Y ha reseñado que "siempre me he mantenido muy fiel a mí mismo, haciendo las cosas a mi manera".

   Ha defendido, en esta línea, su 'no pertenencia' a ninguna generación "como se empeñan en agrupar a los poetas en este país", algo, ha dicho, que se hace "por comodidad, nos juntan como si fuéramos un rebaño, porque analizar las individualidades es más complicado".

   En su caso concreto, más que a sus contemporáneos españoles, se ha confesado más cercano a la poesía italiana de Ungaretti; a la francesa de Valéry; o, incluso, a San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús o Cernuda, en el caso español. Y, en Latinoamérica, especial referencia ha hecho también a "mi amigo y maestro", el mexicano Octavio Paz.

   "Quien quiera hablar de mí, que se lea mis libros", ha afirmado Molina, quien ha insistido en que "hay que estudiar a cada poeta de manera libre e individual, a la poesía española le ha faltado siempre una crítica más libre, no tan académica".

   Para César Antonio Molina, "lo mismo que la música, que es aún más incomprensible que la poesía", hay que analizar el sentimiento que produce a cada uno, porque, como ha argumentado, "no podemos explicar a Mahler o Mozart, pero sú la emoción que nos causa su música, pues con la poesía debería ser igual".

   Y, en este sentido, ha señalado que "no hay poesía fácil o difícil, está dentro de nuestro pensamiento y de nuestra emoción". "La cultura no es un peso, es una salvación. Es una compañía, no una soledad. Es una manera de compartir la existencia con gentes que han reflexionado desde siempre sobre las mismas preocupaciones, el amor, el paso del tiempo o la muerte", ha concluido.