CPAR cree que no habrá recuperación económica y del empleo sin la construcción

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Informe del CES

CPAR cree que no habrá recuperación económica y del empleo sin la construcción

Obreros de la construcción
CEDIDA
Publicado 10/10/2016 10:58:46CET

   LOGROÑO, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción, Promoción y Afines de La Rioja (CPAR), Carlos del Rey, ha mostrado este lunes su convencimiento en que no habrá recuperación económica y del empleo en España y en la comunidad riojana si no se produce un crecimiento en el sector de la construcción.

   Coincide, de este modo, con un informe del Consejo Económico y Social (CES), sobre el papel de la construcción en el crecimiento económico nacional, que, como ha apuntado Del Rey, señala que el sector "presenta recorrido para su reactivación".

   A ello ha sumado que, como conclusión principal, el estudio sostiene que "dado sus efectos de empuje sobre el total de la economía, será difícil recuperar los niveles de empleo anteriores a la crisis si la construcción no se reactiva".

   "Es un informe imporante", ha reseñado Carlos del Rey, entre otras cosas, porque ha sido aprobado por unanimidad del CES "y porque huye del enfoque detestable, demagógico e incierto de que de todo tiene la culpa el ladrillo, y, por el contrario, se analiza el papel de la construcción desde una triple perspectiva: de la competitividad, de la cohesión social y de la calidad de vida".

   Así, ha subrayado que "el informe destaca que la construcción es un sector determinante para la cohesión social y la calidad de vida de los ciudadanos, además de para la competitividad de las empresas, su evolución es decisiva para otras actividades que dependen de las demandas inducidas por el crecimiento del sector".

   Ha aportado, en este sentido, algunos datos del propio informe, como que, en el largo plazo, la actividad normal de este sector se debe situar "en torno al 7 a 9 por ciento del VAB y en el 7,5 al 10,5 por ciento del empleo". Por ello, destaca "su elevado efecto de empuje o multiplicador, que consiste, básicamente, en la generación de inversión adicional en el resto de la economía".

   "Tiene efecto de arrastre", ha asegurado Del Rey, quien ha añadido igualmente que "los efectos de un incremento en la actividad constructora de un 1 por ciento del PIB en la demanda de infraestructuras se traduciría en un incremento adicional de 1,03 puntos porcentuales en la producción y de 0,8 puntos en el empleo generado en toda la economía".

   Un impacto que ha extendido también al sector público. "La reactivación de la construcción -ha recalcado el presidente de CPAR- depende de actuaciones encaminadas a la mejora de la calidad de vida, la cohesión social y territorial y la competitividad. Es adecuado plantear una política integrada y estable a partir del consenso político y social, en el que el diálogo social debe jugar un papel relevante".

DEBILIDADES Y FORTALEZAS.

   Ha hecho también referencia a las debilidades y fortalezas del sector apuntadas en el informe del CES, y que apuntan, en primer lugar, a la crisis "que destruyó una parte importante del tejido empresarial" del sector, y que, en el caso de La Rioja por ejemplo, ha cifrado en paso de las 1.600 empresas que había en 2008 a las 680 de finales de 2015, con una reducción en trabajadores, que pasaron de 12.100 a 3.000 en esas mismas fechas.

   Por contra, entre las fortalezas, se cita que las empresas que han sobrevivido son más solventes, el elevado grado de innovación, la alta competitividad o la mano de obra "altamente especializada" entre otros aspectos". Y sobre esta base, "hay varios ámbitos con oportunidad para reactivar el sector", comenzando por las infraestructuras de todo tipo.

   Especialmente, ha apostado por la rehabilitación, con la "mejora de la habitabilidad y accesibilidad de las viviendas y edificios ya construidos para adaptar nuestro parque de viviendas a las exigencias mínimas de la ITE", algo ligado igualmente, a la eficiencia energética, una obligatoriedad a partir de 2020 "conforme prevé la normativa europea".

   La regeneración del medio ambiente urbano, con actuaciones en zonas industriales abandonadas o el fomento de la movilidad urbana sostenible; y los equipamientos sociales, con modernización de infraestructuras municipales o la puesta en valor de espacios públicos degradados para mejorar la calidad de vida completan las posibilidades de recuperación del sector.

   Se apuesta también "por el potencial amplio" en internacionalización e innovación, y, como retos de futuro, se señala a la eliminación de limitaciones financieras y regulatorias y a la recuperación de la inversión pública, que ha acusado la necesidad de reducir el déficit público "una estrategia que se ha mostrado ineficiente", con una recuperación del esfuerzo inversor "necesaria y con perspectiva a largo plazo independientemente de los ciclos políticos y económicos".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies