La criminalidad subió en La Rioja un 16,41 por ciento el año pasado a causa de la crisis y una mayor "eficacia" judicial

Actualizado 17/06/2009 15:21:08 CET

LOGROÑO, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El número de asuntos penales (o criminalidad) subió, el año pasado, un 16,41 por ciento con respecto al anterior. Esta tendencia "pronunciada" fue fruto, según indicó hoy el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Juan Calparsoro, tanto de la crisis económica como de un mayor "eficacia policial y judicial".

Calparsoro ofreció una rueda de prensa tras presentar la Memoria de la Fiscalía al presidente del Gobierno riojano, Pedro Sanz, y al del Parlamento, Jose Ignacio Ceniceros. En ella, aseguró que La Rioja "sigue siendo una comunidad segura", con índices "aceptables".

Como datos relevantes, señaló que el año pasado se atendieron 15.943 asuntos penales, lo que supuso un incremento del 16,41 por ciento con respecto a 2007. Un aumento que destaca, sobre todo, en comparación al producido un año antes, ya que en 2007 estos asuntos subieron un 3,97 por ciento con respecto a 2006.

Las causas, a su juicio, son tanto la coyuntura económica como el "aumento de los juzgados" así como de la "eficacia". Así, el año pasado se pudieron en marcha el número 3 de Calahorra, el número 3 de lo Social y el número 2 de lo contencioso.

Siguiendo con los datos, Calparsoro informó de que los delitos de lesiones crecieron un 13,67 por ciento; y los delitos contra el patrimonio, que suponen el sesenta por ciento del total, un 17,96 por ciento. Los referidos al tráfico de drogas pasaron de 85 en 2007 a noventa en 2008.

El año pasado, además, se produjeron cuatro homicidios consumados (dos de ellos por violencia machista), frente a los dos que se produjeron en 2007. En 2006 y 2005 no hubo ninguno. En cuanto a los procedimientos incoados por violencia de género, crecieron un ocho por ciento.

En cuanto a asuntos relacionados con menores, señaló que, el año pasado, se abrieron 554 diligencias (frente a las 532 del año anterior); y 198 escritos de acusación (frente a los 174 de 2007).

Con respecto a las necesidades de la Fiscalía, estimó que haría falta dos nuevos fiscales, que se sumarían a los doce que hay en La Rioja, y que estos deberían estar inscritos en una oficina nueva que se crearía en Calahorra.

A falta de tener los datos nacionales, Calparsoro sí consideró que la criminalidad ha subido más en La Rioja que en la media del país. Lo explicó, en parte, por la población inmigrante, con un porcentaje alto en La Rioja.

Según sus datos, la población extranjera es "más víctima que imputado" tanto en problemas relacionados con la explotación laboral como, por ejemplo, con la violencia de género. De hecho, indicó que el 59 por ciento de las víctimas de violencia machista son inmigrantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies