Desestiman la demanda contra el Ayuntamiento de una anciana que se cayó al tropezar "por falta de atención" en la calle

Actualizado 27/08/2006 12:31:20 CET

LOGROÑO, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo contencioso-administrativo de Logroño ha desestimado una demanda contra el Ayuntamiento de la capital riojana presentada por una mujer de 80 años que se cayó al tropezar con unas baldosas sueltas en la calle, por considerar que concurrieron en los hechos "falta de atención y de cuidado" por parte de la anciana.

De acuerdo con la sentencia, el recurso corresponde a las lesiones padecidas por la mujer como consecuencia de una caída sufrida el 18 de septiembre del año 2004 en la calle Obispo Rubio Montiel de Logroño, cuando iba acompañada por su esposo.

En un momento, "al encontrarse levantadas diversas baldosas del pavimento de la calle", la víctima tropezó con ellas, cayéndose al suelo "a consecuencia de lo cual, fue ingresada en urgencias, donde se le diagnosticó fractura de la rama isquio-pubiana izquierda", lesiones por las que solicitaba una indemnización sin determinar.

El texto indica que el Ayuntamiento de Logroño, como administración demandada, alega que "no cabe considerar acreditada la caída que se dice sufrida por la mujer".

En este sentido, según dice, la caída sólo fue vista por el esposo -cuyo testimonio no ha sido admitido al sufrir indicios de demencia senil- y por la persona que, habitualmente, trasladaba al matrimonio a la casa de su hija, y que les esperaba en un coche aparcado en doble fila.

En la sentencia se da como comprobado que las baldosas estaban sueltas "y presentan un resalte de unos 0,5 centímetros sobre la rasante", si bien se constata "que no falta ninguna y que no estaban rotas ni fracturadas".

Con todo, en el fallo se atiende al razonamiento de que las administraciones públicas no son "aseguradoras universales contra todos los riesgos" en la calle, e incide en que aunque "es indudable que corresponde al Ayuntamiento velar por el buen estado de las calles, también es evidente que el usuario debe prestar un mínimo de atención y cuidado para evitar una posible caída cuando camina".

Así, abunda la sentencia en que el suceso se produjo a la luz del día -a las 11 de la mañana-, y se tiene también en cuenta que, antes del suceso, la demandante no necesitaba de ningún tipo de ayuda para realizar labores de cualquier tipo.

A ello suma que considera que las irregularidades del terreno "son leves y tienen pequeña entidad", por lo que entiende que "no integran causa suficiente para que tal defectuosidad pueda tenerse por mal funcionamiento de los servicios públicos de mantenimiento".

Por todo ello, concluye que, dados todos estos hechos, "no cabe otra conclusión que la de que fue la falta de atención o cuidado al caminas de la demandante lo que provocó el tropiezo y percance de la caída, por lo que ha de desestimarse su reclamación y el presente recurso".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies