Detenidas siete personas por agredir a dos jóvenes en un bar de copas de Recajo

Contador
R/ Nota Prensa Y Fotos
GUARDIA CIVIL
Publicado 09/02/2018 11:16:34CET

   LOGROÑO, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Efectivos del Grupo de Investigación de la Guardia Civil en Logroño (La Rioja) han procedido a la detención de siete varones, con edades comprendidas entre los de 20 y 25 años, naturales de Rumanía y vecinos de Logroño y Lardero, como presuntos autores de un delito de lesiones graves.

   Estas siete personas participaron en una brutal agresión contra dos ciudadanos, "llevándola a cabo a traición y sin haber mediado palabra ni provocación por parte de las víctimas".

   Así, les propinaron "puñetazos, patadas y botellazos por todo el cuerpo, llegándole a provocar a uno de los agredidos lesiones de carácter grave consistentes en la rotura de los huesos propios de la nariz, perdida de piezas dentales y cortes de consideración en cabeza y hombros que necesitaron numerosos puntos de sutura".

INICIO DE LAS ACTUACIONES

   Sobre las 21,00 horas del 29 de diciembre de 2017, los responsables de un bar de copas de Recajo comunican a Guardia Civil la agresión que dos jóvenes habían sufrido en el interior del local. Patrullas del Servicio de Seguridad Ciudadana que acuden al lugar constatan la veracidad de los hechos, encontrándose a dos personas heridas una de ellas de consideración.

   Servicios sanitarios que acuden al local consiguen estabilizar al herido más grave, trasladándolo posteriormente en una ambulancia de Soporte Vital Básico (SVB) al Hospital San Pedro de Logroño.

HUIDA DE LOS AUTORES

   Uno de los heridos relata a los agentes que, cuando se encontraba en el interior del local, una persona le agredió por la espalda sin que hubiera mediado "incidente o provocación previa", manifestando testigos presenciales de la agresión, que los autores habían huido del lugar a bordo de dos vehículos, aportando marca y modelo de los mismos.

   Durante 20 días las actuaciones se centran en el cotejo de la información recibida de víctimas y de testigos presenciales. Estas acciones junto con un minucioso visionado de las cámaras de seguridad permiten poner cara a los siete agresores.

   A finales de enero se consigue su plena identificación, procediéndose a su detención y puesta a disposición de la Autoridad Judicial, quedando posteriormente en libertad con cargos.