Detenido un hombre por usar de forma ilícita una tarjeta de crédito para pagar peajes de la autopista

R/ Nota De Prensa Y Fotos
GUARDIA CIVIL
Publicado 20/04/2018 10:03:02CET

   LOGROÑO, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Efectivos de la Guardia Civil en La Rioja han procedido a la detención de un varón de 37 años, de nacionalidad española y vecino de Logroño, como presunto autor de un delito de estafa y otro de revelación y descubrimiento de secretos, por usar de forma ilícita una tarjeta de crédito para pagar peajes de la autopista.

   Como ha informado este viernes el Instituto Armado en una nota, el pasado día 11 de marzo, agentes del Puesto de Villamediana de Iregua tienen conocimiento mediante denuncia del uso fraudulento de una tarjeta de crédito.

   La victima explicaba en su declaración que su entidad financiera le reclamaba 131,54 euros por el pago en nueve peajes de la Autopista AP-68, todos ellos hechos con una tarjeta de crédito a su nombre, que nunca había llegado a recibir en su actual domicilio.

   Una vez formalizada la denuncia, por parte de los agentes se procedió a localizar los peajes en los que se había utilizado la tarjeta, hecho que permitió identificar al autor de los pagos tras el visionado de las cámaras de seguridad.

   La investigación determinó que el ahora detenido recibió en el buzón de su domicilio diversa correspondencia cuyo destinatario era el antiguo inquilino del inmueble, la víctima. Una de estas cartas era la que contenía la tarjeta de crédito que utilizaba ilícitamente en el pago de los peajes.

   Esta persona tras acogerse a su derecho constitucional de no declarar ante los investigadores, procedió a entregar de forma voluntaria la tarjeta sustraída, poniéndose seguidamente las actuaciones a disposición de la Autoridad Judicial.

   El Código Penal establece penas de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses al que descubra secretos o vulnere la intimidad y se apodere de papeles, cartas, mensajes de correo electrónico, documentos o efectos personales sin autorización de su propietario.

   Los que utilizando tarjetas de crédito o débito, o cheques de viaje, o los datos obrantes en cualquiera de ellos, realicen operaciones de cualquier clase en perjuicio de su titular o de un tercero, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a tres años. Si la cuantía de lo defraudado no excediere de 400 euros, se impondrá la pena de multa de uno a tres meses.