Doménech reclama un cambio "radical" del mercado de trabajo y una política fiscal "más ambiciosa" ante la crisis

Actualizado 29/12/2009 18:12:57 CET

LOGROÑO, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación de Empresarios de La Rioja (FER), Julián Doménech, reclamó hoy un cambio "radical" del mercado de trabajo, una política fiscal "más ambiciosa", que el dinero "llegue a las empresas y las familias" y que la empresa "no esté tan agobiada por los miles de compromisos y deberes que debe cumplir, a cambio de nada". "Y obtener más respeto, el respeto que nos merecemos", añadió.

El máximo dirigente de la patronal riojana realizó estas manifestaciones durante su intervención en el homenaje a las 41 empresas socias dadas de alta en 1977 en la FER. Indicó que "es de justicia reconocer y valorar vuestra fidelidad y qué mejor que hacerlo cuando termina el año".

Una "fidelidad -dijo Doménech- mostrada en los tiempos revueltos, -como son estos que nos está tocando vivir-, y fidelidad en las épocas de bonanza y tranquilidad en nuestras empresas". Recordó que en los últimos tiempos "hemos procurado reivindicar en la sociedad el valor social de las empresas y su dignidad, somos actores fundamentales de la sociedad".

La Rioja "se tiene que enterar de una vez que su prosperidad, su bienestar y su felicidad también se ha producido por el esfuerzo de las pequeñas y medianas empresas y por los autónomos", aseguró el presidente de la FER, para añadir que los está pasando es que "nos han olvidado".

Lamentó que a los empresarios "nos han abandonado en esta crisis de la que nos han culpabilizado permanentemente. Abandonados por políticas erráticas, poco ambiciosas, muy favorables a los sindicatos y escasamente al lado de las empresas, que a la postre crean los puestos de trabajo".

Doménech indicó que este ha sido un año "duro" y el que viene "no tiene buena pinta, sobre todo para el empleo". Los políticos "ya no hablan de la crisis ahora, ni de medidas, ni de qué hacer. Quieren que este mal trago pase cuento antes, a costa de las 300.000 empresas que han cerrado, y están esperando a que Alemania y Francia tiren del carro", apostilló.

No obstante, el presidente de la patronal señaló que "hemos de ser optimistas". "Somos nosotros los que vamos a salir de la crisis, por mucho que las Administraciones hagan poco o nada y las entidades financieras no nos apoyen con el entusiasmo de hace unos meses", concluyó.