La economía riojana mejora en el segundo trimestre, excepto Comercio, y tiene expectativas "moderadamente positivas"

Presentación de la Encuesta
EUROPA PRESS
Publicado 13/07/2018 13:07:18CET

   LOGROÑO, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El segundo trimestre de 2018 finaliza para la economía riojana con mejoría notable de los indicadores en todos los sectores, a excepción de Comercio, y presenta expectativas "moderadamente positivas" para los próximos tres meses. Así se desprende de la Encuesta de Coyuntura que elabora trimestralmente la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja.

   El presidente de la Cámara, Jaime García-Calzada, ha dado cuenta este viernes de los resultados de la Encuesta, junto al director general de la entidad, Florencio Nicolás, y la responsable del Departamento de Análisis y Estudios, Cristina Navarro.

   "Son datos aceptables, sobre todo comparando con el primer trimestre del que veníamos que fue bastante malo", ha señalado García-Calzada, quien ha apuntado, con todo, a la "prudencia" para afrontar los próximos meses, ya que hay "cierta incertidumbre ante el futuro y falta de confianza", con temas como el 'Brexit', el cambio monetario o los nuevos aranceles que pretende imponer Estados Unidos.

   Como ha detallado Nicolás, de la Encuesta se desprende que, como anunciaban las previsiones de hace tres meses, Industria finaliza el trimestre con saldo neto positivo (+31), al igual que Construcción (+29), Turismo (+80) y Otros Servicios (+34). El único sector que ha sufrido un trimestre negativo ha sido Comercio, donde la cifra de negocios arroja un saldo negativo (-18).

   Estos datos arrojan que, en general, se cierra el periodo con un saldo positivo de +31 puntos en el conjunto de sectores (+23 puntos en el mismo trimestre de 2017), ya que un 48% de los encuestados asegura que ha vendido más que en el trimestre anterior y un 17% afirma lo contrario. El 35% restante asegura que sus ventas han sido iguales.

   Nicolás ha resumido que, en general, como media de los cinco sectores analizados, "un 48% de las empresas aumentó su cifra de negocio en el segundo trimestre, mientras que un 17% redujo su facturación, lo que supone un saldo de +31 puntos".

   Las previsiones para los próximos meses "son positivas, aunque más discretas": el 38% cree que aumentará las ventas, un 44% estima que las mantendrá y un 18% prevé que las ventas caerán.

   En cuanto al dato del empleo, en este trimestre se acaba con un saldo neto de +36 puntos. Si bien predomina la estabilidad (58%), ya hay un 39% de los empresarios que afirma haber ampliado sus plantillas. Las previsiones para la próxima etapa son más moderadas.

   Los precios tienden al mantenimiento. Un 22% de los consultados los subió, un 5% los bajó y el 73% los mantuvo. En el futuro, las previsiones también indican mantenimiento en los precios. Sobre la Inversión, la tónica también es de mantenimiento. Un 10% dice haber aumentado su inversión frente a un 5% que afirma que ha invertido menos. El resto (85%) asegura no haber registrado cambios. Para los próximos meses se augura una tendencia similar en este parámetro.

POR SECTORES.

   En cuanto a los datos desglosados por sectores, el director general de la Cámara ha destacado que la Industria "encadena su tercer trimestre consecutivo con saldos netos positivos en ventas", con un 55% que asegura haber aumentado ventas frente a un 23% que las redujo.

   En el empleo, el 49% no movió plantillas, pero un 44% las aumentó. Sólo el 6% las redujo. Los precios tienden a subir o mantenerse. Las inversiones tienen un tono moderado (84% inamovible). Las previsiones son positivas, aunque más moderadas.

   La Construcción "regresa a los indicadores positivos". Un 37% de los constructores encuestados dice haber aumentado las ventas frente a un 8% que asegura haberlas bajado (+29 puntos de saldo neto). Las perspectivas son "positivas, aunque discretas".

   Se trata de un sector, ha dicho Jaime García-Calzada, "que experimenta un crecimiento importante, pero estamos aún muy lejos de las cifras que se barajaban antes de la crisis", y ha apostado especialmente por el impulso de la rehabilitación "de la que, además, otros sectores también se benefician".

   El mercado de trabajo también ha mejorado en este sector: el 35% aumentó sus plantillas, pero nadie afirmó haberlas reducido. En el próximo trimestre también se espera una tónica similar en el empleo. En precios, se aprecia tendencia al mantenimiento (67%), idéntica en el futuro. La inversión también muestra estancamiento.

   El Comercio ha registrado un trimestre negativo, con lo que se convierte "en el único sector que acaba con saldos negativos tras una mala primavera". En ventas, un 17% asegura que las ha aumentado frente a un 35% que las ha bajado.

   Sin embargo, Florencio Nicolás ha subrayado que "un 88% no ha movido el empleo" y en los precios hay tendencia al mantenimiento o bajada. La inversión, también estable (76%). Las previsiones para el futuro son de levísima mejoría. Para García-Calzada, se trata de un sector que "lleva años atravesando una muy mala situación, pero que está haciendo grandes esfuerzos, y se nota en el mantenimiento del empleo".

   Por contra, es el Turismo el sector que logra los mejores resultados sectoriales del trimestre. Ocho de cada diez empresarios (81%) afirma haber aumentado sus ventas y apenas un 1% dice haberlas reducido (+80 de saldo neto). En empleo, hay saldo neto de +47. Los precios tienden al mantenimiento y en la inversión el 93% invariable. Para el futuro se prolonga el optimismo.

   Por último, en Otros Servicios también se ha registrado un buen trimestre, con un saldo de +34 en ventas. El empleo acaba con un saldo de +38 puntos. Se registra estabilidad en los precios y en la inversión. Las previsiones para el próximo trimestre son más moderadas, aunque positivas.

   El director de la Cámara ha apuntado, por último, a la Debilidad de la Demanda (55%), el Aumento de la Competencia (50%), la Escasez de mano de obra especializada (30%) y a las Dificultades de financiación o tesorería (11%) como los factores que limitan la marcha de los negocios.

PREOCUPACIONES.

   Jaime García-Calzada ha señalado, además, las principales preocupaciones de los empresarios riojanos, y que se centran sobre todo en "la excesiva carga fiscal para las empresas y para los ciudadanos, y no solo eso, sino que hay amenazas de nuevas cargas fiscales, porque para cuadrar los PGE, se pone sobre la mesa nuevos impuestos o la ampliación de algunos existentes".

   En este sentido, ha citado la carga sobre el diésel, "que se pretende equiparar a la gasolina, y que es un combustible que ya ha subido". "Repercute de forma importante en la competitividad empresarial, porque en España el transporte principal es por carretera, y, a diésel más caro, más costes para las empresas", ha advertido.

   También se ha referido a dos nuevos impuestos que se plantean: sobre las empresas tecnológicas, "que puede caer muy bien popularmente, pero que vale para grandes firmas como Google y no para las más pequeñas, las que tenemos aquí"; y la recarga sobre los beneficios bancarios "que, aunque la ministra diga lo contrario, repercutirá en empresas y en ciudadanos y va a lastrar la confianza y el consumo".

   "Y si a eso unimos el aumento de las cuotas de la Seguridad Social, la eliminación de la deducción en algunos impuestos, el aumento del 12 al 15 por coiento en la nueva tasa del Impuesto de Sociedades, entre otras cosas, todo mina la confianza para el futuro a corto plazo", ha subrayado.

   Además de la carga fiscal, los empresarios también apuntan como preocupaciones "la debilidad del consumo interno, los problemas de competitividad y, de manera importante también el exceso de burocracia que hace a las administraciones muy lentas cuando el mercado se mueve a otro ritmo".