Emilio del Río ha participado en la presentación del libro sobre el murillense Fray Juan Ramírez de Arellano

Emilio Del Río, En La Presentación Del Libro Sobre Fray Juan Ramírez De Arellano
GOBIERNO DE LA RIOJA
Actualizado 14/04/2012 15:54:32 CET

El trabajo es obra del investigador riojano, José María González (Calahorra, 1964)

LOGROÑO, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia y Justicia, Emilio del Río, ha participado en la tarde de este viernes en la Biblioteca Municipal de Murillo de Río Leza, en la presentación del último volumen editado por el Instituto de Estudios Riojanos (IER) dentro de la colección 'La Rioja en el Exterior'. Se trata del libro 'Fray Juan Ramírez de Arellano. El Obispo de los Indios', obra del riojano, José María González (Calahorra, 1964) que rescata del olvido la figura de este destacado teólogo dominico nacido en Murillo de Río Leza en 1529.

Tal y como ha explicado en más de una ocasión el propio autor, Ramírez de Arellano fue un claro de defensor de los nativos americanos y llegó a ser obispo de Guatemala. Formado en Salamanca, Fray Juan Ramírez de Arellano partió a México, donde fue formador de dominicos y profesor universitario. "Allí adquirió conciencia de las duras condiciones de trabajo que soportaban muchos pueblos indígenas", algo contra lo que el religioso riojano "se rebeló y criticó siempre que tuvo ocasión".

Más tarde regresó a España "para denunciar el sufrimiento de los indígenas y apelar ante el Consejo de Indias y ante el rey por la mejora de sus condiciones de vida", ha recordado el estudioso. Posteriormente, fue nombrado obispo de Guatemala, pero su nueva condición "no le hizo apartarse ni un mínimo de sus planteamientos, lo que le llevó a enfrentarse con quienes obtenían beneficios de los indios y negros".

Fray Juan Ramírez de Arellano denuncio abusos y propuso reformas, pero con poco éxito. Murió en 1609 "cansado y derrotado, pero erguido". González aspira a que estas páginas que ahora ven la luz "sirvan para conocer a un hombre cuya vida estuvo marcada por una profunda fe y una coherencia entre su pensamiento y su obra, que le llevó a ponerse siempre del lado de los más débiles".