El envejecimiento de la población hace que uno de cada cinco riojanos tenga más de 65 años

 

El envejecimiento de la población hace que uno de cada cinco riojanos tenga más de 65 años

Mayores envejecimiento
GREG VOTE
Publicado 29/03/2017 14:17:03CET

   LOGROÑO, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El consejero de Administración Pública, Alfonso Domínguez, ha señalado hoy el envejecimiento de la población riojana, de tal forma que una de cada cinco personas tienen más de 65 años. Además, ha anunciado que se pedirá, en la negociación del sistema de financiación, que se tenga en cuenta.

   En rueda de prensa junto a la directora del Instituto de Estadística de La Rioja, Natalia Ríos, han presentado la publicación 'Principales características demográficas de La Rioja, correspondiente al año 2016.

   Como principal conclusión, Domínguez ha señalado "el ligero descenso por cuarto año consecutivo de la población riojana", después de que en el año 2012 registrara un "pico" de población y una posterior "caída".

   La baja natalidad, el fuerte envejecimiento y una ligera femenización marcan la demografía riojana, que alcanzaba ese año los 312.815 habitantes. El descenso de la población, ha dicho, se explica en primer lugar por una baja natalidad y un flujo migratorio negativo.

   La población de 2016 supone un descenso del 0,2 por ciento respecto al año anterior, "que prolonga la tendencia a la baja observada desde 2012 cuando se alcanzó el máximo de población con 320.951 habitantes". Con todo, en la última década (2006-2016) la población riojana ha crecido un 3,3 por ciento, pasando de 302.697 a 312.815 habitantes.

   Para entender este comportamiento, Alfonso Domínguez ha destacado que en 2016 el saldo vegetativo fue negativo (-361), "ya que por segundo año consecutivo el número de muertes fue mayor al de nacimientos", lo que denota por otro lado, la baja natalidad de La Rioja, que es de 1,3 hijos por mujer en edad fértil, igual a la media nacional, y por debajo del 2,1 necesario para asegurar el reemplazo generacional.

   "A esto se suma", ha continuado, "el incremento paulatino de la esperanza de vida, que en La Rioja se sitúa en los 83,4 años, mientras que la media nacional es de 82,7 años".

   Asimismo, ha puesto de relieve que la mayor concentración de población se da en Logroño y su entorno, mientras que 132 localidades no superan los quinientos habitantes y solo diecisiete registran diez o más nacimientos por cada 1.000 habitantes.

   "Estas características demográficas condicionan sin duda las políticas del Gobierno de La Rioja para tratar de hacer frente al reto demográfico", ha afirmado. Así, ha subrayado que "algunas de las principales medidas del Ejecutivo están dirigidas a sostener el modelo de bienestar, incentivar la natalidad, asegurar la población en nuestras zonas rurales y reconducir los flujos migratorios".

   No obstante, ha añadido, que para llevar a cabo estas políticas, que dependen directamente de la gestión de las CCAA, "necesitamos recursos y, para ello, es preciso no solo una política económica que genere empleo, sino también un nuevo sistema de financiación autonómica".

   En este sentido, el consejero ha reclamado un nuevo modelo que contemple la evolución del gasto sanitario y la atención a las personas dependientes y también que el sistema responda a los costes efectivos fijos de la prestación de servicios, que en el caso de La Rioja, por sus características de dispersión, baja densidad, y envejecimiento de la población son mayores que en otras CCAA.

   Junto a estas iniciativas, Domínguez ha destacado otras medidas que el Gobierno de La Rioja ha puesto en marcha para afrontar este desafío como la incorporación en los presupuestos generales de La Rioja para 2017 de nuevas deducciones fiscales dirigidas a las familias y al ámbito rural; las iniciativas incluidas en la Agenda Digital para mejorar la conectividad de los núcleos rurales, y el esfuerzo presupuestario, que realiza el Ejecutivo riojano por mantener servicios que favorezcan la cohesión territorial, como el servicio de transporte rural, o el Fondo de Cooperación Local.

   Por otro lado, Domínguez ha puesto el acento en uno de los fenómenos demográficos que más ha influido en la sociedad riojana en los últimos año, los flujos migratorios, y ha destacado "el cambio de tendencia a la baja, que se viene experimentando en los últimos ejercicios en el número de personas que abandonan la región". De hecho en 2015, se alcanzó la cifra más baja desde 2008, cuando se fueron al extranjero 393 personas más de las que llegaron.

   En concreto, la inmigración, los movimientos migratorios con destino a La Rioja aumentaron un 4,8 por ciento en 2015; y la emigración o movimientos de salida desde La Rioja disminuyeron un 14,3 por ciento. En este sentido, el consejero ha subrayado el papel de la nueva Oficina Retorno de La Rioja, "que busca facilitar la integración laboral y social de los riojanos que viven en el exterior y que desean volver a la Comunidad Autónoma".

ESTRUCTURA POR EDADES Y SEXO

   Atendiendo a la estructura poblacional, la publicación revela que el 35,9 por ciento de los riojanos se encuentra en el grupo comprendido entre los 16 y 44 años; seguido de la franja de los 45 a 64 años, con el 28,0 por ciento; la población de 65 años en adelante, que representa el 20,3 por ciento y por último, el grupo de los jóvenes hasta 15 años, con el 15,8 por ciento.

   La distribución por edades de la población muestra un mayor envejecimiento de la población que la media nacional, lo que se refleja en la pirámide poblacional, propia de sociedades en las que la esperanza de vida es larga y nacen pocos niños.

   Por sexos, destaca el hecho de que a partir de los 60 años la feminización de la población aumenta, acentuándose el desequilibrio a medida que avanza la edad, de hecho las mujeres representan el 56 por ciento de los riojanos de 65 años o más.

   En esta evolución se aprecia claramente la influencia de fenómenos migratorios, ya que el crecimiento de la población riojana de nacionalidad española muestra mayor estabilidad. De hecho, el año pasado por segunda vez, el número de mujeres extranjeras superó al de hombres, con 409 mujeres más. En total había contabilizadas 16.806 mujeres extranjeras frente a 16.397 hombres.

POBLACIÓN EXTRANJERA

   En 2016, la población extranjera residente en La Rioja era de 33.203 habitantes, el 10,6 por ciento del total, lo que supone un descenso del 2,1 por ciento respecto a 2015.

   Ha destacado que la evolución de la población extranjera en nuestra comunidad no ha sido lineal. Así, tras un crecimiento continuo entre los años 2006 y 2009, año en el que se alcanzó el máximo con 45.864 foráneos, se inició un cambio de tendencia y el número de extranjeros residentes en La Rioja comenzó a descender hasta la actualidad.

   El 48,4 por ciento procede de algún país europeo, de hecho el 42,4 por ciento es originario de algún país de la Unión Europea. Le siguen en porcentaje los nacionales de África (26,0 por ciento); los procedentes de algún país americano (17,6 por ciento), y los que proceden de Asia (7,9 por ciento).

   En concreto, el país con la mayor comunidad extranjera en La Rioja es Rumanía con 10.333 ciudadanos; le sigue Marruecos, con 6.555; Portugal, con 1.954 individuos y Pakistán, con 1.879 ciudadanos.

   Por otro lado, entre 2005 y 2015, 10.603 personas que residían en La Rioja han adquirido la nacionalidad española. El motivo más frecuente para ello ha sido, para el 69,1 por ciento de las mujeres y para el 62,9 por ciento de los varones, el de residir en España durante un periodo de al menos dos años.

   La pirámide de la población extranjera refleja la juventud del colectivo, ya que además de una amplia base entre los 0 y los 9 años, hay un grupo muy numero entre los 25 y los 44 años y una cima formada por las personas de 80 años o más prácticamente inexistente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies