Escobar destaca la importancia de potenciar las habilidades sociales de los menores para resolver conflictos cotidianos

Imagen de la actividad
GOBIERNO DE LA RIOJA
Publicado 04/04/2018 14:14:50CET

   LOGROÑO, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, acompañado por la directora general de Justicia e Interior, Cristina Maiso, han compartido, junto con los seis jóvenes participantes, la primera sesión de la séptima edición del programa de habilidades sociales 'Tikúm Olam', promovido por el Gobierno regional, a través del Equipo de Mediación Intrajudicial con menores.

   Escobar ha destacado "la importancia de promover acciones encaminadas a mejorar las habilidades sociales en los menores con el objetivo de que sean capaces de resolver conflictos de su vida cotidiana".

   Asimismo, ha señalado que a través de este curso "los menores mejorarán las capacidades necesarias para que puedan expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a cada situación, resolviendo los problemas surgidos y minimizando la probabilidad de que surjan nuevos".

   Entre otros contenidos, durante el curso se abordan conceptos como la comunicación verbal y no verbal; la asertividad, la empatía, la escucha activa, la autoestima, la resolución de conflictos, los prejuicios, etc.

   La evaluación de los cursos desarrollados hasta la fecha ha sido muy positiva, con un alto grado de implicación por parte de los menores participantes y una evolución favorable en la asunción de conductas prosociales, lo que explica que se haya repetido la experiencia, afincándose como una herramienta más para reparar a la víctima en los casos de mediación.

   Este programa se puso en funcionamiento por primera vez a finales de febrero de 2012 con 7 menores; en 2013 hubo otra edición en la que participaron 6 menores; en 2014 se desarrollaron dos nuevas ediciones con 7 menores participantes en cada una de ellas; en 2016 se celebraron dos nuevas ediciones, con 13 participantes en total, y la que se va a celebrar en 2018 con 6 integrantes.

   El total de participantes durante las 7 ediciones ha sido de 46 menores, 31 hombres y 15 mujeres con una edad media de 15,5 años. Si atendemos a los hechos delictivos imputables son; hurtos, delitos de lesiones, delitos contra la libertad sexual y la propia imagen, o contra el patrimonio público.

MEDIACION INTRAJUDICIAL.

   El consejero de Políticas Sociales ha recordado que en el año 2013 el CGPJ premió el trabajo de la Consejería por su labor de mediación en materia de menores infractores y de entrenamiento en habilidades sociales de los mismos, haciéndole entrega del galardón Premios a la Calidad de la Justicia, dentro de la categoría de 'Experiencia para conseguir una Justicia más transparente'.

   Escobar ha señalado que el "servicio de mediación persigue tanto la reparación de la víctima, como la educación y prevención de futuras reincidencias del menor infractor".

   La mediación entraña numerosas ventajas, entre las que caben destacar las siguientes: que el menor se responsabilice de sus propias acciones y de las consecuencias de sus actos; que se ponga en el lugar de la víctima; o evitar el proceso penal. Asimismo es un proceso gratuito, voluntario y conlleva una serie de compromisos, como el reconocimiento de los hechos, la reparación material y moral; y el cumplimiento de los acuerdos alcanzados.

   Con la técnica de mediación se ofrece a la víctima la posibilidad de solucionar el problema de una forma rápida y sin pasar un proceso judicial. Además, para el menor infractor supone la posibilidad de una acción reparadora frente a una acción sancionadora, lo que conlleva un mayor potencial educativo y preventivo de cara a la reincidencia.

   En el proceso de mediación, el menor se hace responsable de sus propias conductas, conoce de primera mano las consecuencias de sus acciones y tiene la posibilidad de ser parte activa en la resolución del problema.

   El Servicio de Mediación Intrajudicial con Menores se puso en marcha a finales del año 2010, habiendo derivado (la Fiscalía de Menores de La Rioja) hasta la fecha un total de 286 expedientes en los que destaca la faltas por hurto, faltas por daños, delitos de daños, delitos de lesiones, faltas de lesiones y delitos contra el patrimonio, entre otros.

   Las nacionalidades de los menores expedientados son: española (217), rumana (21), marroquí (8), boliviana (6), portuguesa (4), colombiana (5), ecuatoriana (6), brasileña (3), paquistaní (4), entre otras. En cuanto al lugar de residencia de los jóvenes en su mayoría residen en Logroño (166) y en Nájera (22). También hay jóvenes residentes en Albelda (7), Lardero (11), o Santo Domingo (8), entre otros.

   Durante el 2017, sin contar con las medidas cautelares dictadas por el Juzgado de Menores que no son susceptibles de mediación, por tratarse de delitos muy graves, o con intimidación o violencia en las personas, más de un 30% de los menores que cometieron algún tipo de delito en la Comunidad Autónoma de La Rioja, fueron derivados al Servicio de Mediación Intrajudicial de Menores, con el fin de iniciar un proceso de conciliación-reparación entre el menor infractor y la víctima.

   En este sentido, este dato refleja que al menos 3 de cada 10 menores que cometieron algún hecho delictivo en el 2017, fueron derivados a este Servicio, lo que supone que el conflicto provenido se ha resuelto sin tener que celebrarse un proceso judicial, lo que muestra que la mediación penal con menores está siendo una herramienta eficaz y eficiente que permite descargar la labor diaria del Juzgado de Menores.

   El Equipo de Mediación con Menores está compuesto por dos trabajadoras sociales, funcionarias de la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, y especializadas en mediación penal, cuya labor se desarrolla en el marco de funciones de la que es competente la Dirección General de Justicia e Interior, por lo que el coste de la prestación del servicio es de 0 euros.