Experto de UNIR reclama mayor "concreción" en la norma del despido colectivo

Openclass hoy a las 17:00 horas
UNIR
Actualizado 07/03/2017 10:49:14 CET

   LOGROÑO, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El profesor del Master Universitario en Asesoría Jurídica de Empresas de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) Carlos Arroyo ha recriminado hoy la falta de "concreción" en el despido colectivo dentro de la reforma laboral de 2012.

   Arroyo ofrece hoy una OpenClass sobre el despido colectivo tras cinco años de la reforma de la Ley 3/2012 basándose en los casos Coca Cola, sobre todo, y también Panrico.

   "El principal problema es que el proceso de negociación no está ordenado, y eso es un problema gordo", ha señalado en una entrevista concedida a Europa Press.

   Arroyo analizará en la Openclass UNIR, a la que se puede acceder gratuitamente, los "puntos conflictivos" de la reforma laboral, para más allá de una "mera valoración" ofrecer "propuestas de mejora del despido colectivo".

   En su entrevista previa con Europa Press se ha centrado en el periodo de consultas, del que ha dicho que debería ser "más concreto" y "haber fijado unas reglas claras" para evitar "procesos de negociación caóticos".

   También, dar "más peso a las secciones sindicales" estableciendo la necesidad de aportar la documentación con la posibilidad, incluso, de paralizar el proceso si no se dispone de la misma.

   "Se podría haber aprovechado para ordenar el periodo de consultas", ha considerado, estableciendo que "la documentación esté a disposición de los representantes de manera previa". Al no haberlo hecho, el periodo de consultas puede estar "viciado".

   Con respecto a si la reforma deja más desprotegido al trabajador ha creído que "en parte sí, en cuanto a los problemas que plantea la negociación". Aunque, "la ausencia de reglas claras al final perjudica a ambas partes" ya que da "inseguridad" a la empresa.

   Así, ha considerado que se "judicializa" el proceso del despido colectivo, dado que la decisión final recae sobre un tribunal, incluso en el caso de llegarse a un acuerdo.

   "El cincuenta por cuento de las causas que llegan al Supremo son declaradas nulas" ha relatado al tiempo que ha indicado que "el control ha quedado en mano de los tribunales"; algo que, no obstante, ha dicho, "viene marcado ya en los países de nuestro entorno".

   A su juicio, las dos sentencias de Coca Cola, tanto la de 2014 como la de 2015, "generan controversias que tienen repercusión más allá despido colectivo" al considerase que "un grupo laboral es un ente ilícito para despedir". Algo que analizará hoy, a las 17:00 horas, en la Openclass UNIR.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies