La figura de la Defensora del Universitario de la UR está "definitivamente" consolidada a los tres años de implantarse

 

La figura de la Defensora del Universitario de la UR está "definitivamente" consolidada a los tres años de implantarse

Actualizado 25/11/2009 17:36:55 CET

LOGROÑO, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Defensora del Universitario de la Universidad de La Rioja ha presentado hoy, 25 de noviembre, al Claustro su Memoria de Actividades del curso 2008-09, en la que reconoce la "definitiva" consolidación de esta figura tres cursos después de su puesta en marcha, "tanto en lo relativo al desempeño de sus funciones como a su grado de conocimiento entre los miembros de la comunidad universitaria".

La Memoria, elaborada con el propósito de servir de instrumento de examen y mejora del funcionamiento de la Universidad de La Rioja, reúne además recomendaciones y sugerencias para la mejora de los servicios que la UR presta a sus estudiantes y empleados.

A lo largo del pasado curso, el número de consultas recibidas por la Defensora del Universitario ha sido de 119 (frente a las 127 del curso 2007-08, y a las 80 del curso 2006-07); ha registrado 14 quejas (frente a las 11 y 10 de los cursos anteriores); no ha tenido ninguna actuación de mediación (2 el curso anterior y ninguna en el 2006-07); mientras que las actuaciones de oficio han pasado a 4 (7 y 5 en cursos anteriores).

Los expedientes de consulta son de nuevo el procedimiento más utilizado, lo que da ocasión de resolver satisfactoriamente un buen número de lo que puede ser catalogado como "reclamaciones leves". En este grupo se encuentran también aquellas consultas que exigen una labor de asesoramiento e información en relación con los problemas planteados.

En cuanto a las actuaciones de oficio, el esfuerzo de la Oficina del Defensor se ha centrado en la mejora de un aspecto de trascendencia general que suscita numerosas reclamaciones: la difusión y correcta formulación de los criterios de evaluación de las diversas asignaturas o materias. Según ha reconocido la Defensora en su informe, "el calado e importancia de esta cuestión no hará sino incrementarse con la efectiva implantación de los títulos de Grado este curso".

Respecto a las actuaciones de oficio, las acciones emprendidas por la Universidad en los cursos 2006-2007 y 2007-08, a raíz de la intervención del Defensor, se han traducido en una serie de mejoras: se ha incrementado la concreción de los criterios de evaluación y se ha elevado el número de asignaturas que disponen de criterios precisos.

De hecho, el pasado curso se logró que ninguna de las 993 asignaturas del campus examinadas careciera de dichos criterios explícitos, y que más de un 80 por ciento de ellas tuviera unos criterios de evaluación detallados. A pesar de ello, la Defensora hace hincapié en su Memoria en la necesidad de que el resto de asignaturas precisen o concreten unos criterios que califica como 'muy genéricos'.

Además de las actuaciones realizadas de índole material y de la labor de asesoramiento, la Oficina del Defensor ha elaborado informes que contienen, de manera motivada, pronunciamientos sobre los asuntos concretos planteados, consejos sobre modificación de pautas que motivan las quejas o reclamaciones, propuestas de corrección o modificación de normas, recordatorios de deberes y sugerencias o recomendaciones para la adopción de medidas que incrementen las garantías o eficacia de los derechos y libertades de los miembros de la Comunidad Universitaria o, en general, mejoren el funcionamiento y calidad de la Universidad de La Rioja.

Del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2009 se han realizado 27 Informes. En ellos, al margen de pronunciamientos o sugerencias relativas al caso concreto, se han incluido 17 recomendaciones de carácter general y se han trasladado 7 propuestas de modificación de normativa.

Igualmente, la Memoria detalla otros aspectos, como que los estudiantes son los usuarios más frecuentes de la Oficina del Defensor (77%); sin embargo, los tres colectivos universitarios han acudido al Defensor en una distribución que responde a unos parámetros completamente acordes con los de otras Universidades españolas; y que, en lo cronológico, se constata el aumento de consultas e intervenciones en los períodos de examen.

Por último, respecto a la índole material de los asuntos planteados, sigue siendo muy variada, si bien una vez más todo lo relativo a la evaluación del estudiante constituye el ámbito en el que más se ha requerido la actuación del Defensor, lo que tampoco está exento de lógica si tenemos presente la trascendencia que la evaluación tiene en la vida académica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies