El fiscal pide cinco años y medio de cárcel a un hombre por agredir y amenazar a su mujer y a su hijo

Actualizado 16/08/2008 15:34:19 CET

LOGROÑO, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal pide cinco años y medio de cárcel a un hombre por los delitos de lesiones en ámbito doméstico, amenazas y violencia habitual en el ámbito familiar, al agredir y amenazar a su mujer e hijo. Además reclama 15 años de alejamiento de ambos.

El Juzgado de lo Penal número 2 juzgará, el 9 de septiembre, unos hechos que se remontan a enero de 2008. Según relata el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el acusado, J.J.S.G, ordenó a su esposa que colgase el teléfono, que en esos momentos mantenía una conversación con la hermana del acusado.

Una vez que colgó, dijo que le había insultado, dándole un puñetazo en la cara, cogiéndola del cuello, y siguiéndole insultando. Consiguió soltarse, y se dirigía al ascensor, cuando él la cogió por el brazo y la introdujo de nuevo en el domicilio. Intento meterse en el baño, si bien antes fue golpeada por el acusado.

En ese momento, el hijo se interpuso, persiguiéndole su padre con un cuchillo hasta el salón. La mujer intentó pedir de nuevo ayuda, aunque el acusado le ordenó entrar de nuevo a la vivienda. A la vista de las lesiones, les llevó a Urgencias, indicándoles que debían decir que se habían golpeado con una puerta.

La mujer, por el temor que le inspiraba el acusado, no denunció los hechos, aunque su hijo si que contó realmente lo ocurrido. Por su parte, el hijo pequeño, durante la agresión, permaneció escondido como hacia siempre que ocurrían hechos semejantes ante el temor que le producía su padre.

Según relata el escrito de la acusación, el acusado ha maltratado a la mujer desde el día de la boda. De hecho llego a encerrarla con su hijo, que lloraba, en una habitación, cuando éste contaba con dos meses, para que dejará de llorar.

Además en el año 2003, golpeó al hijo por sus malas notas. Un hecho que la mujer contó a un familiar por teléfono. Cuando colgó J.J.S.G. le pegó por su comentario y le obligó a decir que era mentira, al tiempo que le amenazó de muerte si contaba sus agresiones. En 2006, en fiestas de San Bernabé, la golpeó tirándola contra un espejo que se rompió.

Los hechos narrados constituyen, para el Fiscal, un delito de lesiones en ámbito doméstico, por el que pide un año de prisión; otro de amenazas por los que solicita año y medio de cárcel; y un delito de violencia habitual en el ámbito familiar, por el que pide tres años de cárcel. En total solicita cinco años y medio. También reclama un alejamiento de quince años y una indemnización para las víctimas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies