Gamarra dedica los 'banderazos' a los comerciantes, niños con enfermedades raras y a los logroñeses que viven fuera

Actualizado 11/06/2017 14:29:04 CET

LOGROÑO, 11 (EUROPA PRESS)

   La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, ha dedicado este domingo los tradicionales 'banderazos' de las fiestas de San Bernabé a los comerciantes de Logroño "que dan vida a la ciudad, ofrecen sus servicios y atienden con profesionalidad y cariño a todos" a los niños con enfermedades raras "pequeños héroes que creen en la esperanza" y a los logroñeses que viven fuera.

   Cuca Gamarra ha presidido un año más la procesión de este 11 de junio por las calles del centro de Logroño, acompañada por miembros de la corporación local y del ejecutivo regional. Previamente, ha participado en la misa solemne de la Concatedral de La Redonda. Los banderazos, dentro del 'voto', simbolizan la posesión de la ciudad, una vez terminado el asedio del ejercito francés en el año 1521 y que durante estos días se rememora y festeja en Logroño.

   En un domingo soleado, y con las calles del centro de Logroño repletas de personas que querían acompañar al patrón de la ciudad, San Bernabé, durante su recorrido, la alcaldesa de Logroño y miembros de la corporación municipal han abandonado La Redonda para comenzar su desfile acompañados también por la Asociación Cultural Logroño Gaita y Tambor, al igual que por los pasacalles de la comparsa de gigantes y cabezudos.

   LOGROÑO, "CIUDAD DE COMERCIANTES"

   Una vez en el conocido como 'arco de San Bernabé' ha llegado el turno del primer 'banderazo'. La alcaldesa ha alzado la voz para recordar que "tal día como hoy en 1521 celebrábamos que la ciudad había resistido a los franceses". En ese momento, "como ahora", Logroño "era una ciudad libre, una ciudad de comerciantes, desde entonces disfrutamos de un comercio tradicional" que es el que "da vida a Logroño".

   Además -ha continuado- "este año se celebran 20 años de la declaración de Logroño como ciudad comercial" por todo ello "a todos y a cada uno de ellos que llevan ofreciendo sus servicios a Logroño y atendiéndonos con profesionalidad, cariño e innovando, a los de hoy y a los del futuro" les ha brindado el primer banderazo de este año.

   Posteriormente, la comitiva ha continuado su marcha por el centro de Logroño hasta la calle Mayor, antes, paradas pequeñas donde se han bailado y cantado jotas hasta llegar a la esquina de Cuatro Cantones. Allí la alcaldesa ha querido tener un recuerdo especial con los niños que padecen una enfermedad rara.

   "CREER EN EL PODER DE LA ESPERANZA"

   "En 1521 -ha comenzado- aquellos hombres y mujeres resistieron y crecieron con el poder de la esperanza, hoy en 2017 también tenemos pequeños héroes que creen en ella. Son los niños que padecen una enfermedad rara, Telmo, Fran, Quique, Jorge o Meritxell que nos dejó hace poco". Por todos ellos, ha destacado la alcaldesa, "y para que la investigación les dé esa esperanza por la que luchan todos los días y sigan siendo un ejemplo para nosotros" ha sido el segundo banderazo.

   La marcha ha continuado el recorrido hasta la plaza del Parlamento. Previamente miembros de la milicia logroñesa han obsequiado a la alcaldesa con vino al igual que a los miembros de comitiva. Una vez en la plaza, la alcaldesa ha sido recibida por el presidente del Gobierno regional, José Ignacio Ceniceros, la presidenta del Parlamento de La Rioja, Ana Lourdes González, y el delegado del Gobierno regional, Alberto Bretón.

   Todos juntos han observado la bendición del pez, pan y vino de San Bernabé por parte de Carlos Escribano, obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño que, posteriormente, ha sido depositada en la imagen del Santo. Además, allí, el grupo de danzas de Logroño han obsequiado a los presentes con diferentes bailes tradicionales.

   ORGULLO DE SER LOGROÑÉS

    Finalmente, la alcaldesa de Logroño ha lanzado el último banderazo en la puerta de la muralla del Revellín recordando que este 11 de junio "vivimos con fervor el orgullo de ser logroñeses". Pero nosotros, las 150.000 personas que vivimos en la ciudad pero también aquellos que por razones familiares, laborales o profesionales han tenido que vivir o viven en otros rincones del mundo".

   "Hoy muchos de ellos vuelven a su ciudad para disfrutar de las tradiciones y del orgullo de ser logroñés pero otros muchos viven las fiestas desde lejos y las sienten a través de los medios de comunicación o familiares". Para todos ellos, ha finalizado, "los que celebran estas fiestas pero no están aquí y son tan logroñeses como nosotros, les brindamos el tercer banderazo".

   Tras cumplir con la tradición, la alcaldesa ha compartido con los logroñeses el acto del Reparto del pez, pan y vino, del que la Cofradía del Pez tiene previsto repartir alrededor de 35.000 raciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies