GMS de Calahorra exige al PP que "tome medidas inmediatas ante los vertidos incontrolados al río Alhama"

Contador
Publicado 20/09/2017 17:33:54CET

LOGROÑO, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal Socialista ha tenido conocimiento recientemente de una sanción de 2.000 euros que el Ayuntamiento de Alfaro ha tenido que pagar a la Dirección General de Medio Natural después de que la Guardia Civil Seprona denunciara al Consistorio alfareño, el pasado mes de mayo, tras detectar un "vertido incontrolado y no autorizado de aguas residuales sin depurar".

Un acto que, según indicaba la propia denuncia "provocan la muerte de un gran número de peces de diversas especies en el cauce del Río Alhama a la altura del yacimiento del Ninfeo".

Si bien es cierto que, tal y como recoge el informe del Técnico Agrícola Municipal, se detectó el origen del vertido y se subsanó el problema anulando asimismo el vertido de aguas fecales, para el PSOE "la realidad sobre la situación del cauce del Alhama a su paso por Alfaro viene demostrando que hace ya mucho tiempo que el problema de los vertidos incontrolados no es puntual o sobrevenido, sino continuo y permanente".

Así, recuerdan, "no es la primera vez que este grupo municipal tiene conocimiento de la atención que el estado del Alhama despierta en las autoridades medioambientales correspondientes que, ya sea a través del Seprona, la Dirección General de Medio Natural o la Confederación Hidrográfica del Ebro, vienen realizando controles y detectando vertidos cuya procedencia, en algunos casos, es imposible determinar".

Aunque, en algunos casos puntuales, "estas situaciones puedan tener su origen en actitudes negligentes o irresponsables por parte de particulares o empresas, lo cierto es que la persistencia del problema nos invita más bien a pensar que el fondo del mismo radica en un estado deficiente y precario de las infraestructuras municipales de saneamiento y canalización de vertidos".

Para el PSOE, se da la circunstancia además de que, en muchas ocasiones, "estos reiterados vertidos derivan en suciedad y olores molestos que todos los ciudadanos soportamos muy especialmente en las inmediaciones de la plaza de toros y la Avenida del Burgo Viejo". Una zona de tránsito frecuente de peatones y vehículos y que además está a la entrada del municipio.

Por otra parte, "el lamentable estado en el que se encuentra el cauce del río está privando a alfareños y visitantes de un espacio privilegiado de ocio y esparcimiento en la ciudad", por lo que "exigimos al equipo de gobierno municipal que tome las medidas necesarias de inmediato para resolver esta grave situación de deterioro medioambiental antes de que derive en un problema más grave de salud pública".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies