Gobierno rehabilitará el lavadero de San Vicente, un salón municipal en Inestrillas y acondicionará Ayuntamiento Cabezón

Actualizado 09/04/2008 16:26:32 CET

LOGROÑO, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de La Rioja aportará más de 90.000 euros a la rehabilitación del lavadero de San Vicente de la Sonsierra, a un salón municipal de Inestrillas, y a colocar calefacción en el ayuntamiento de Cabezón de Cameros.

Para ello, el consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, y los alcaldes de Aguilar del Río Alhama, en representación del barrio de Inestrillas, Ramón Martínez, el de San Vicente de la Sonsierra, Javier Fernández, y el de Cabezón de Cameros, Valentín Aragón, firmaron un convenio de colaboración.

En el caso de San Vicente, Burgos indicó que el Gobierno regional "financiará más del 73 por ciento" del coste de las obras de rehabilitación del lavadero, cuya cantidad total asciende a 27.337 euros.

El alcalde de San Vicente resaltó el esfuerzo del Gobierno de La Rioja por destinar parte de los recursos a la recuperación del patrimonio que "con el uso ha desaparecido" y que "fue testigo de los usos y costumbre de los pueblos".

Una actuación que está dentro del programa de recuperación del patrimonio municipal gestionado desde la Dirección General de Vivienda. Las obras se centrarán en la limpieza de la estructura del lavadero y de la pila y en la eliminación de piezas de hormigón no originales. También se colocará piedra arenisca similar a la preexistente con el objetivo de que el lavadero recupere su apariencia primitiva.

Además se levantará la pared perimetral de piedra y, sobre ella, se cubrirá el conjunto con cubierta de teja tradicional. La construcción en su morfología actual carece de cierres de fachada así como de cubierta. La propia pileta del lavadero se encuentra en muy malas condiciones con varias reformas del vaso y bordes realizadas toscamente con añadidos de hormigón, a medida que la piedra se iba deteriorando.

El lavadero de San Vicente de la Sonsierra cumplió su función como tal en su día y sirvió de fuente, pero actualmente se encuentra deteriorado.

En el caso del acondicionamiento de la Casa Consistorial de Cabezón de Cameros, el Ejecutivo riojano financiará el 96 por ciento del presupuesto para la instalación de la calefacción y el agua caliente en el edificio de la Casa Consistorial de Cabezón de Cameros, cuya inversión total asciende a 14.169 euros.

Esta actuación está dentro del programa de recuperación del patrimonio municipal gestionado desde la Dirección General de Vivienda.

Con estos trabajos se termina la rehabilitación del edificio mediante la instalación de un sistema de agua caliente sanitaria y calefacción. Se instalará caldera, depósito para gasóleo, chimenea con salida de humos, 25 radiadores de aluminio y se realizarán las conexiones y tuberías necesarias.

El alcalde de la localidad camerana destacó que la actuación "era necesaria" para dotar de condiciones "dignas" a un lugar que además de hacer las veces de Ayuntamiento sirve para reuniones de asociaciones juveniles y de mayores.

Burgos también se refirió a la rehabilitación del salón municipal del barrio de Inestrillas en Aguilar del Río Alhama, del que el Gobierno riojano financiará más del 80 por ciento, cuya inversión total asciende a 74.528 euros.

Esta actuación está dentro del programa de recuperación del patrimonio municipal gestionado desde la Dirección General de Vivienda.

El alcalde de Aguilar señaló que se trata de un edificio "emblemático" de Inestrillas que gracias a la recuperación servirá para darle "infinidad de actividades".

Los trabajos consistirán en el acondicionamiento de los 65 metros cuadrados en planta baja y la misma superficie en la primera planta. También se mejorarán las fachadas y medianiles para evitar las humedades.

La actuación se centrará en la demolición y retirada de la carpintería, el picado de pavimentos y solera, la sustitución del falso techo en planta baja y primera así como el pintado del exterior e interior del inmueble.

También se trabajará en los accesos, se colocarán nuevos pavimentos y se actualizarán la instalación eléctrica. Por último, se colocarán las barandillas en las escaleras y se pintarán las fachadas y los muros interiores.

Se trata de un edificio que en su día tuvo uso escolar y a partir de ahora acogerá las actividades de los mayores en un entorno agradable y adecuado.