La Guardia Civil detiene a un empleado del hogar por robar joyas en las viviendas de los ancianos que cuidaba

Imagen de algunas de las joyas robadas
GUARDIA CIVIL LA RIOJA
Publicado 15/03/2018 10:19:43CET

   LOGROÑO, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Efectivos de la Guardia Civil en La Rioja han culminado la denominada "Operación Pacho" en la que ha sido detenido un varón de 35 años, natural de Medellín (Colombia) y vecino de Matute (La Rioja), como presunto autor de la sustracción de joyas en dos de los domicilios en los que prestaba sus servicios como cuidador de personas mayores.

   Como se informa desde el Instituto Armado en un comunicado, la mujer del detenido también está implicada en estos hechos, aunque su detención no se ha llevado a cabo por razones de salud.

   La investigación se ha llevado a cabo dentro del "Plan Mayor de Seguridad" que lleva a cabo la Guardia Civil en todo el territorio nacional para informar, prevenir y evitar la comisión de delitos contra las personas mayores.

   A fínales de diciembre de 2017, la Guardia Civil tuvo conocimiento de un robo de joyas llevado a cabo en el interior de una vivienda de Villamediana de Iregua, cuyos propietarios son un matrimonio de avanzada edad.

   Durante la Inspección Técnico Ocular, los agentes determinaron que el autor o autores del hecho tenían ser personas conocidas del matrimonio o de su entorno inmediato, por lo que las actuaciones se centraron sobre la asistenta encargada del cuidado de los ancianos.

   Los primeros datos permitieron averiguar que dicha asistenta, junto con su marido, habían estado trabajando en otros domicilios de personas mayores, llamando la atención de los investigadores que en uno de ellos ubicado en la localidad de Matute, también se había denunciado la sustracción de diversas joyas.

   Una vez realizadas las oportunas comprobaciones se ha podido determinar que las alhajas sustraídas en ambos domicilios fueron puestas a la venta por el ahora detenido en diferentes establecimientos de compra de oro y en tiendas de segunda mano.

   En total, llegó a entregar 40 piezas de joyería entre las que figuran medallas, colgantes, crucifijos, anillos, pendientes, cadenas y relojes, recibiendo a cambio un total de 3.144 euros, tres veces menos de su valor real. Parte de estas joyas han sido recuperadas y devueltas a sus legítimos propietarios.

MODUS OPERANDI.

   El matrimonio implicado en estos hechos se ganaba la confianza tanto de la familia como de las personas que precisaban de sus cuidados, para de esta manera conseguir tener acceso a todas las estancias de los domicilios.

   Todo ello, para la consecución de su objetivo final, ir hurtando las joyas poco a poco y sin que sus propietarios se dieran cuenta. Una vez las tenían en su poder era el hombre la persona encargada de venderlas en diferentes establecimientos de compra venta de oro y en tiendas de segunda mano. Las actuaciones han sido puestas a disposición de la Autoridad Judicial.

   Desde la Guardia Civil se apunta que cada día son más las personas mayores que viven solas y necesitan un servicio asistencial para su cuidado. Estas circunstancias son las propicias para que delincuentes sin escrúpulos se aprovechen de ellas, dada la especial vulnerabilidad que presentan tanto física como psíquica.

   Nuevamente desde el Instituto Armado se aconseja que, en los casos de contratación de personal de servicio "doméstico" o "asistencial", se acuda a entidades legalmente establecidas o a organismos públicos o privados o establecer referencias personales para un mejor conocimiento de las personas que se van a contratar.