Un informe municipal descarta resolver el contrato de comidas a domicilio

Dependencia
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 13:16:02CET

   LOGROÑO, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un informe realizado por técnicos de la Dirección General de Contratación del Ayuntamiento de Logroño descarta la resolución inmediata del contrato con la empresa Serunión para el servicio de comidas a domicilio, tal como se solicitó en una moción del Grupos Municipal del PSOE, aprobada en el pleno de marzo.

   Como ha explicado este miércoles el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Miguel Sáinz, en aquel pleno, se dio el visto bueno a la moción socialista -con los únicos votos en contra del PP- en la que se reclamaba la resolución "urgente" del contrato, "algo ante lo que advertimos de su posible ilegalidad, puesto que no se daban las condiciones".

   A ello, ha sumado que "además, se trata de un asunto que escapaba de las atribuciones del pleno, puesto que solamente puede ser determinado por la Dirección General de Contratación municipal". Por ello, se encargó el informe a este área, tanto sobre la resolución del contrato como sobre las propuestas para mejorar los pliegos de condiciones, en aspectos como las bajas temerarias o la calificación de penalidades.

   Sáinz ha detallado que, en cuanto a la resolución del contrato, el informe apunta que esta situación "solamente se puede dar por un incumplimiento básico, grave, de la obligación", y apunta que debe afectar a algo "esencial, el incumplimiento en el que se incurra se ha de calificar como grave en cuanto afecta a la propia esencia y objeto del contrato".

   "La resolución de contratos ha sido entendida como medida última", continúa el informe, que, como ha indicado Sáinz, señala que "la resolución del contrato en este caso de las comidas a domicilio podría darse con la comisión de dos faltas muy graves en un año".

   Explica que la Junta de Gobierno ya inició en febrero pasado "un expediente para la imposición de penalidades especiales por tres incumplimientos tipificados como graves", a lo que añade que "podrían acumularse los incumplimientos graves, que podrían derivar en una infracción muy grave".

   De este modo, lo que se asegura en el informe, como ha dicho el portavoz, es que "no se dan las circunstancias para una resolución del contrato", ya que "no hay dos faltas muy graves, sino incumplimientos graves que podrían derivar en uno muy grave por reiteración, lo que aún no es el caso".

   Aún así, "deja abierta la puerta para una eventual resolución por incumplimiento, si el incumplimiento es grave y de naturaleza sustancial con respecto al objeto del contrato", algo que, en palabras de Sáinz, "tampoco es el caso, porque el problema con el proceso de pasteurización ya se ha resuelto", y además, "no ha habido afectados, ni hospitalizaciones o ningún aspecto sanitarios por lamentar".

   Especialmente, en el aspecto sanitario, el informe determina que no se puede probar que "la alta concentración de la bacteria 'Listeria monocytogenes' -que se halló en algunos de los menús y que fue una de las causas de la sanción municipal- haya supuesto un grave riesgo para la salud de los usuarios".

   A ello suma que "tampoco -ha dicho Sáinz- se puede probar que la aparición de la bacteria haya sido por un incumplimiento culpable del contratista, y no por la ruptura de la cadena del frío por una manipulación indebida de los usuarios del servicio".

BAJAS.

   Otro de los aspectos del informe incide en las propuestas de la moción socialista para introducir nuevas cuestiones a los pliegos de contratación. Se detiene, en primer lugar, sobre la calificación de las penalidades, de las que indican que "está bastante completa", si bien podría mejorarse "con la calificación de otras obligaciones esenciales".

   Igualmente, incide, sobre todo, en el aspecto relacionado con el control de las bajas temerarias, en el que señala que "está bastante ajustada a la realidad de los precios del mercado, al considerar como parámetro objetivo la superación de la baja media de las ofertas de todos los licitadores".

   Como ha recalcado Sáinz, "se considera justificada la baja por la capacidad de compras o la especialización de la empresa", por lo que, ha subrayado, "no hay relación causal entre el precio de la contratación y los menús ofertados", al tiempo que ha recordado que la oferta de Serunión "fue aprobada por unanimidad por la mesa de contratación".

   Por todo ello, el portavoz municipal ha reseñado que el informe de los técnicos determina que "no hay razón para la resolución del contrato", que "sigue adelante". "Una decisión política adoptada en el pleno no puede resolver un contrato, esta es una tarea que solamente pueden resolver los técnicos", ha concluido Miguel Sáinz.