El juicio por el 14N se dilata hasta abril de 2018 después de que los acusados rechacen asumir los hechos

Juicio 14N
STOP REPRESION RIOJA
Actualizado 15/05/2017 16:37:25 CET

    LOGROÑO, 15 May. (EUROPA PRESS) -

   El juicio contra los tres acusados de incidentes el día de la huelga general del 14N del 2012 se celebrará del 9 al 11 de abril del 2018 después de que, en la mañana de hoy, no se alcanzara ningún acuerdo dado que "cualquiera pasaba por el reconocimiento de los hechos", tal y como ha explicado la abogada de uno de los acusados (Jorge Merino), Henar Moreno.

   El juzgado de lo Penal número ha acogido hoy la vista de previa conformidad en la que los abogados de la defensa han estado reunidos, durante una hora, con Fiscalía y Abogado del Estado, además de la letrada, que ha admitido todas las pruebas, por lo que en el juicio se exhibirán los vídeos de que dispone la defensa.

   Sin embargo, ha denegado la petición de la defensa de Pablo Alberdi, de que, durante el juicio, los acusados puedan estar sentados junto a su abogado; un rechazo que ha generado una protesta a la que se ha unido la abogada de Merino.

   "Esto, que ya está previsto en la ley del jurado, que es la ley procesal más moderna que tenemos", ha explicado el letrado de Alberdi, Endika Zulueta, "no está previsto en la ley procesal normal, que data del siglo XIX".

   A su juicio, "el futuro tiene que ser así, el acusado tiene que estar al lado de su abogado, porque necesita una comunicación constante, y no estar al lado del banquillo, que ya supone en sí mismo una predisposición de presunción de culpabilidad".

   En el desarrollo del juicio, declararán lo funcionarios policiales "que ordenaron borrar las grabaciones". "La Delegación del Gobierno", ha relatado Zulueta, "ha reconocido que han sido destruidas".

   El hecho de que, "tras revisarlas las destruyen" hace "sospechar", ha dicho, que "han visto que los hechos no son como les imputan" a los acusados.

   Zulueta también ha criticado que el juicio se celebrará cinco años después de los hechos. "La justicia tardía ya deja de ser justicia y es una pena anticipara y eso tendrá que tener repercusión como atenuante, si es que fueran declarados culpables", aunque, ha añadido: "Con las pruebas vamos a declarar la inocencia de nuestros clientes".

   A Jorge Merino se le imputa un delito de desórdenes públicos por inducción y le piden una condena dos años de prisión el Fiscal y de tres el Abogado del Estado.

   "Hemos de recordar que no se encontraba presente" cuando se desencadenó el incidente, ha explicado su letrada, que pide la retirada de la acusación, por lo que "inicialmente se le imputaba como autor y, por último, como inductor".

   "No se produjo inducción a desórdenes, más bien al contrario, de hecho el cortejo de CNT transcurrió con calma; alguien que no estaba en ese cortejo gritó y se desencadenaron los hechos con una actuación sobre desmesurada de la Policía Nacional, que golpeó en la cabeza a dos personas, una estuvo tres días en hospitalización y otra perdió un ojo".

   Según el escrito de acusación, Merino indicó a los presentes, a través de un megáfono, que "incrementaran las medidas de fuerza y realizaran acciones de sabotaje para cambiar la situación del país". Moreno ha explicado que ese "sabotaje" implica "no comprar en los establecimientos que no secunden la huelga".

   Por su parte, a Pablo Alberniz se le acusa de tres delitos: desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones.

   "La pena que le piden es casi de siete años, la correspondiente a una tentativa de homicidio", ha indicado su abogado, por lo que ha creído que el escrito de acusación tiene "tintes políticos".

   Ha considerado que "intenta neutralizar a los movimientos sociales con la política del miedo; la gente parece que tiene que tener miedo de ir a las manifestaciones porque le pueden meter a presión, multar o pegar".

   Ha añadido: "No es el autor de los hechos que le imputan y vamos a demostrar también que los funcionarios policiales que le han imputado han faltado a la verdad". En este sentido, se ha referido a fotos y vídeos "que acreditan que los hechos no sucedieron como se dice".

   El escrito de acusación afirma que arrojó una piedra que impactó en la rodilla izquierda de un policía, un globo de pintura rosa contra un agente y luego intentó huir.

   La puerta de los juzgados se ha llenado, en la mañana de hoy, de personas que han arropado a los acusados al llamado de Stop Represión, que califica todo como el 'no caso'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies