Los logroñeses vuelven a cumplir con el 'voto de San Bernabé' en la ofrenda del pan, el pez y el vino

Los Logroñeses Han Acudido A Su Cita Con El Pan, El Pez Y El Vino
EUROPA PRESS
Actualizado 11/06/2011 16:59:51 CET

LOGROÑO, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los logroñeses han vuelto a cumplir, una vez más, durante la mañana de este sábado, 11 de junio, con el 'voto de San Bernabé' en la ofrenda del pan, el pez y el vino; alimentos símbolo de la ciudad cercada por los franceses en 1521. En esta ocasión, la cofradía del Pez ha repartido una 22.000 raciones según ha indicado Eustaquio Uzqueda, miembro de la Cofradía.

En esta ocasión, los peces elegidos han sido las truchas ya que, desde 2005, la Cofradía ha abandonado su costumbre de pescar en el Ebro ya que en su momento realizaron diferentes análisis y los peces no reunían las condiciones fitosanitarias. A ello se une la escasez de peces en el río logroñés para poder atender la demanda.

Las raciones se han comenzado a cocinar, elaboradas bajo la supervisión del cocinero, Lorenzo Cañas. El tiempo, además, ha acompañado a los asistentes por lo que durante toda la mañana ha "habido un goteo constante de visitantes" que ya desde primera hora de este sábado esperaban el comienzo del reparto.

Los peces, como viene siendo costumbre, se acompañan de sus correspondientes panecillos y una jarrita de vino, si bien la jarrita cuesta un euro, aunque también se sirve vino de manera gratuita en vasos de plástico.

Como ha indicado Uzqueda, en la Cofradía hay "unas treinta personas aunque para este día contamos con muchos colaboradores y, para organizar el reparto, llegamos a las siete de la mañana, posteriormente, acudimos a misa tanto por los difuntos como por aquellos que defendieron la ciudad y finalmente empezamos a preparar todo para que esté listo a las 10 de la mañana".

Divididos en ocho filas para que el reparto sea más cómodo, el público, ha explicado Uzqueda, "ha mantenido una actitud muy correcta durante la jornada".

Con esta acción se rememora, un año más, que los logroñeses, durante 18 días, resistieron el asedio del ejército francés, para lo que recurrieron a los peces que capturaban furtivamente en el río Ebro.