Más del 40% de los riojanos necesita ahorrar durante todo un año para poder irse de vacaciones

Viajeros, viajes, turistas, maletas
PIXABAY
Publicado 29/10/2017 12:04:52CET

   LOGROÑO, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 40 por ciento de los riojanos tienen que ahorrar durante todo el año para poder permitirse viajar, según recoge el Primer Estudio sobre Ahorro y Viajes realizado por ViajerosPiratas, el portal europeo experto en viajes con la mayor comunidad social de usuarios.

   Este análisis realizado a nivel nacional e internacional, coincide con la celebración este martes 31 del Día Mundial del Ahorro, y analiza los gastos y el comportamiento de los riojanos y de los españoles en general a la hora de planificar y financiar sus periodos vacacionales.

   Viajar requiere un presupuesto que puede ser mucho mayor que el de la economía diaria, implica entre un 40 y un 70% más que el presupuesto de un día laboral. Según este estudio, casi el 80% afirma tener que ahorrar dinero para poder irse de vacaciones y esta cuantía supone para la mayoría (80% de los encuestados) el mayor desembolso que realizan anualmente, exceptuando la vivienda y el supermercado, pero superando a otras partidas como visitar restaurantes, comprar ropa, gastos en transporte, tecnología y otras cuestiones de ocio.

FORMA DE AHORRO

   Resulta curiosa también la forma de ahorro de los riojanos. El famoso colchón y las huchas de cerdito parecen seguir convenciendo a muchos. Cerca del 30% afirma almacenar dinero en efectivo en su propio hogar. De hecho, tan solo el 10% ha pedido un préstamo o crédito para costearse sus vacaciones alguna vez.

   En cuanto a la cantidad que los riojanos consiguen ahorrar de media al año, casi el 70% afirma no haber conseguido superar la barrera de los 1.000 euros para destinar a sus vacaciones.

   Dentro de los gastos que incluye irse de viaje la partida que se lleva el mayor gasto es la reserva del alojamiento, seguida de los gastos en comida y el transporte. En ese sentido, según el estudio los canarios intentan evitar gastos innecesarios durante esos días como compras o tratamientos de belleza.