El nuevo servicio municipal de comida a domicilio duplica usuarios desde septiembre, hasta 83

Contador
Gamarra, en la presentación
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO
Publicado 15/02/2018 13:33:23CET

   LOGROÑO, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El nuevo servicio de comida a domicilio, que presta el Ayuntamiento de Logroño, ha duplicado su número de usuarios, de 49 a 83, desde el pasado mes de septiembre, cuando comenzó a prestarlo la empresa Trabajo Social y Servicios La Rioja (TSYS).

   Es el dato que ha ofrecido este jueves la alcaldesa, Cuca Gamarra, que ha compartido esta mañana con los miembros del Consejo de Mayores de la Ciudad -en el que están representadas las diferentes asociaciones de mayores- la presentación del nuevo servicio.

   En concreto, el acto ha consistido en una degustación de diferentes platos representativos de los menús que la empresa está sirviendo ya diariamente en 83 hogares de la ciudad, una cifra que se ha ido incrementando desde los 49 usuarios de partida.

   El servicio lo presta desde el pasado mes de septiembre la empresa Trabajo Social y Servicios La Rioja (TSYS) después de que los problemas surgidos con la anterior adjudicataria -Serunión- llevaran al Ayuntamiento a recuperar el contrato y volverlo a licitar.

   Se introdujeron además nuevos requisitos a fin de establecer un control más exhaustivo de la calidad nutricional de los menús, la cantidad de alimentos servidos así como de los procesos de elaboración y traslado de los mismos desde las cocinas de la empresa a los hogares de los usuarios.

   "La satisfacción en estos meses es total", ha subrayado la primera edil, quien ha recalcado que "era un asunto que nos preocupaba mucho porque se trata de un servicio básico prestado a una población muy sensible".

   El acto de esta mañana tiene como objetivo acercar el servicio a la población de referencia, "que las asociaciones que la representan puedan comprobar por sí mismas tanto la presentación de los platos como probarlos".

   Las irregularidades en la prestación del servicio por la anterior empresa llevaron al Ayuntamiento a abrir expedientes sancionadores de más de 50.000 euros que finalmente supusieron la resolución del contrato.

   "Administrativamente fue un asunto complejo que finalmente conseguimos solventar con rigor, y siempre en los márgenes que la Ley nos permitía pero con firmeza. Afortunadamente esos problemas quedaron atrás y hoy el servicio se está prestando con la total satisfacción de los usuarios", ha añadido Gamarra.

EL NUEVO SERVICIO.

   La empresa TSYS resultó posteriormente adjudicataria por 1.167.075 euros (IVA incluido) por un periodo de duración desde agosto de 2017 a julio de 2020.

   Dentro de las bases de concesión del contrato se detallaban una serie de obligaciones para garantizar la correcta prestación del servicio. En concreto, se hablaba de garantías sanitarias y de calidad de los productos y dietas, con aspectos como que los aceites utilizados en la elaboración del menú serán aceite de oliva virgen, aceite de oliva refinado o aceite puro de oliva o aceite de girasol, mientras que no se podrán utilizar en fritura aceites ricos en ácidos grasos saturados (palma, palmiste o coco) o en ácidos grasos trans.

   La carta mensual de menús de comidas es supervisada por un técnico especialista en dietética y nutrición, para garantizar el aporte nutricional, dietético y calórico adecuado a las características de las personas usuarias. Además, se facilita un ejemplar de dicha carta a los responsables municipales, así como a las personas usuarias del servicio en la semana anterior al comienzo del mes.

   Otra de las novedades es que la Administración puede solicitar la eliminación de algún menú o producto cuando existan recomendaciones de organizaciones sanitarias que limiten su consumo o propongan su retirada.

   Estas novedades se sumaban al cumplimiento de las normas de seguridad alimentaria ya establecidas: la pasteurización de los alimentos, con información periódica de este proceso; comida en línea fría, se descarta la línea caliente por los riesgos sanitarios; inspecciones analíticas microbiológicas, con información periódica de los controles; e inspecciones de cantidad y calidad, tanto en la fase de licitación como al inicio y durante la prestación del servicio en relación a las cantidades y condiciones organolécticas de los menús.

   Otra de las novedades incluidas es que los menús deben garantizar una alimentación completa y equilibrada, conforme a la información nutricional detallada en características de la dieta basal: la comida tendrá un aporte calórico de 750-900 Kcal, lo que supone aproximadamente el 40% del volumen energético diario total; la cena supondrá un aporte calórico de 600 - 750 Kcal, que supone aproximadamente el 30% del volumen energético diario total.

   Se establece igualmente que las cantidades mínimas por ración serán cualquier composición del menú puede ir acompañada de salsa y guarnición, pero no podrán suponer más del 30 y el 40% respectivamente de la ración del grupo de alimentos al que acompañe.

   Los menús de comida y cena o sólo de comida se sirven en el domicilio del usuario, en reparto diario, días alternos o semanalmente, en todos los casos en días laborables.

   Con la entrega de la comida el usuario firma por duplicado un albarán de recepción que le facilita la empresa. Un ejemplar es para el usuario y el otro lo presenta la empresa al Ayuntamiento con la factura mensual.

   Además, los menús van debidamente etiquetados con tamaño de letra adecuado y con toda la información de la composición nutricional, pesos, alérgenos y fecha de caducidad.

   La empresa dispone de "comidas testigo", representativas de las comidas servidas a diario, por si existiera algún caso de intoxicación alimentaria. Respecto a la cantidad mínima de cada grupo de alimentos que debe contener cada ración, el pliego de condiciones realiza unas indicaciones precisas que deben ser observadas por la empresa en cada menú.

ESTRICTO CONTROL DE CALIDAD.

   Además de establecer estos requisitos el Ayuntamiento contrató con la empresa Aquimisa S. L. una asistencia técnica de inspección del servicio para extremar la vigilancia en la calidad de su prestación.

   Así, se están realizando visitas de inspección tanto en la cocina central donde se elabora la comida como en el almacén frigorífico en el que se almacena para su traslado a los domicilios y en el que se guardan las muestras testigos; también se controla la ruta de reparto y los domicilios.

   Durante todo el proceso se recogen muestras de las barquetas suministradas, se analizan y se remiten al Ayuntamiento los informes de ensayo con los resultados analíticos. Todas las muestras analizadas hasta la fecha han mostrado perfectas condiciones higiénicas y el cumplimiento de todos los parámetros de calidad y seguridad alimentaria.