La ONCE presta servicios a más de 500 personas en La Rioja, entre ellos 36 estudiantes con discapacidad visual

Actualizado 03/06/2006 21:04:30 CET

LOGROÑO, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ONCE presta sus servicios en la Comunidad de La Rioja a 520 personas con discapacidad visual, entre los que se encuentran 36 niños y jóvenes que cursan estudios en centros ordinarios, con el apoyo humano y técnico de la Organización.

La ONCE cubre las necesidades de estas personas de la región ofreciendo servicios educativos, culturales, deportivos, de impulso al empleo, técnicos y tecnológicos, o de apoyo a la movilidad, para que puedan así alcanzar la autonomía personal suficiente que facilita su plena y real integración en la sociedad en la que vivimos.

En Logroño residen 312 personas con discapacidad visual afiliados a la ONCE, a los que se suman 27 estudiantes en educación integrada.

Los servicios sociales más demandados son los de: rehabilitación integral, servicios de formación y servicios culturales, que son desarrollados por un equipo multidisciplinar integrado por 12 profesionales.

Además, en la región viven 4 perros-guía facilitados por la Fundación ONCE del Perro Guía sin coste para los usuarios. Son animales con todos los derechos, que ayudan a estas personas a moverse con mayor facilidad en su entorno cotidiano.

UNA GRAN RED SOCIAL

El número de afiliados a la ONCE en toda España a finales de 2005, -aquéllas personas que tienen menos de un 10% de visión normal con todas las mejoras técnicas posibles-, se situó en 67.577 personas, con un incremento del 2,5% anual.

Para atender las necesidades sociales derivadas de la discapacidad visual, la Organización destina casi 170 millones de euros cada año. De éstos, unos 63 millones se destinan a educación de niños y jóvenes ciegos; 44 millones se emplean en mejorar la autonomía personal y bienestar social; otros 26 millones tienen como objetivo impulsar el empleo y las tecnologías aplicadas al puesto de trabajo/estudio; y otros 34 millones facilitan el acceso a la cultura, el ocio, el arte y el deporte.

Por ejemplo, en el actual curso escolar, la ONCE da cobertura a 7.511 niños ciegos y deficientes visuales, de los cuales sólo 280 estaban escolarizados en los centros específicos de la ONCE (3,7%), mientras que 7.321 estudian en educación integrada (96,3%), con el apoyo de profesorado, tecnología y material proporcionado por la Organización.

80.000 PERSONAS CON DISCAPACIDAD TRABAJANDO

La ONCE y su Fundación cerraron el año 2005 con un incremento en su número de trabajadores directos e indirectos de un 5,4%, para alcanzar la "cifra histórica" de 102.234 empleados, 5.200 más que al final del 2004.

Lo más destacado es que de este total, casi un 80%, lo que supone algo más de 80.000 trabajadores, tiene algún tipo de discapacidad y desarrolla su trabajo con total normalidad.

CULTURA, OCIO Y DEPORTE

Pero no todo es trabajo. El ocio adquiere una dimensión relevante al concebirse como un elemento de integración, como lo demuestra que durante el 2005 la ONCE organizó casi 3.000 actividades socioculturales y deportivas, con una participación de 172.532 personas, casi la mitad con discapacidad visual.

Por último, en materia de accesibilidad, se han aprobado 44 planes y 107 proyectos de ejecución de obras, se han impulsado 100 taxis adaptados a personas con discapacidad y se han firmado decenas de convenios para supresión de todo tipo de barreras, a través de la ONCE y su Fundación.