Personas con y sin discapacidad intelectual, en el primer grupo de teatro de FEAPS

 

Personas con y sin discapacidad intelectual, en el primer grupo de teatro de FEAPS

Imagen de los ensayos
FEAPS LA RIOJA
Publicado 27/03/2016 11:45:47CET

   LOGROÑO, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

   FEAPS Plena Inclusión La Rioja, aprovechando la celebración este domingo del Día Internacional del Teatro, ha informado de la puesta en marcha su primer grupo de teatro formado por personas con y sin discapacidad intelectual, que desarrolla su actividad a través un taller organizado por la Federación.

   El grupo, formado por once personas con discapacidad intelectual y cinco sin discapacidad (un monitor y cuatro voluntarios), cuenta con edades que van desde los 15 años hasta los 50, y se reúne cada miércoles para poner en práctica distintas técnicas teatrales, pasar un rato agradable y aprender cosas nuevas.

   La directora es la actriz profesional riojana Idoia Salguero, titulada en Arte Dramático en la Escuela de Actores Mijail Chejov y presidenta de la Asociación para el Impulso de las Artes Escénicas en La Rioja (ARIEL).

   La iniciativa surgió a petición de las propias personas con discapacidad intelectual, que solicitaron a FEAPS Plena Inclusión La Rioja que incluyese este taller de teatro entre su oferta de ocio.

   Algunas de ellas tienen también dificultades de motricidad y de comunicación verbal, lo que no les ha impedido animarse a participar en el grupo. "A la hora de ponernos a trabajar todos somos uno más. No hay diferencias. Cada miembro aporta algo, nadie está aquí porque tenga que dar apoyo a otro", explica Salguero.

   Cada participante realiza el mismo ejercicio pero lo hace de acuerdo a sus posibilidades. "Todos tenemos nuestras limitaciones y es bonito ver cómo se van superando por la acción del grupo. Por ejemplo, las personas con discapacidad intelectual encuentran más dificultad a la hora de comprender cómo hacer un ejercicio pero, una vez que lo entienden, son maravillosas poniéndolo en práctica. En cambio, las personas sin discapacidad encuentran más limitación a la hora de desarrollarlo porque no se entregan tanto", dice Salguero.

   Esta experiencia teatral está demostrando que las personas con discapacidad intelectual son las que consiguen aportar la energía necesaria para trabajar, son las que arrastran y animan a los demás a superar sus resistencias. "Es muy bonito ver cómo unos contagian a otros para sacar lo mejor de sí y superarse cada vez un poquito más", asegura la directora.

   Las personas con discapacidad intelectual son más ajenas a la presión social, y al juicio, por eso se atreven a crear. "Ellos no tienen la carga que se puede observar en otras personas". El teatro les sirve para desarrollar su imaginación, para ser más creativos, entrenar la atención y la concentración, trabajar en grupo y "para darse cuenta de que siempre se puede ser un poco más de lo que uno cree que es", afirma Salguero.

   Así queda de manifiesto con las declaraciones de Conchi López García, una de las personas con discapacidad intelectual participantes, "Cada día aprendo cosas nuevas y no paso vergüenza. En el teatro puedo imaginarme lo que quiera y divertirme", explica.

   La directora agradece el papel de los voluntarios y del educador, "están muy involucrados y se implican mucho. Vemos que el grupo cada vez está más cohesionado y evolucionado". Cada uno se ha dado cuenta de que es imprescindible. "Da igual cómo seamos, todos tenemos algo que aportar en este trabajo. Y ser consciente de esto es muy bonito", explica.

   La actriz riojana, que desde los 16 años ha trabajado son niños y personas con discapacidad, asegura que el teatro es una gran herramienta que les ayuda también a saber respirar mejor, con el uso de la voz, y a tener un movimiento corporal más fluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies