Piden 7 años de prisión para un acusado de acuchillar al portero de una discoteca en Logroño

Palacio de Justicia de La Rioja exterior
EUROPA PRESS
Publicado 01/10/2017 14:25:45CET

   El juicio tendrá lugar este lunes, 2 de octubre, a partir de las 10,00 horas en la Audiencia Provincial de La Rioja

   LOGROÑO, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Fiscal solicita una pena de siete años de cárcel para un hombre acusado de un delito de asesinato en grado de tentativa y otro año de prisión para un amigo suyo por un delito de atentado tras provocar diversos altercados en una discoteca de Logroño.

   Según el escrito del Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al 10 de julio de 2016 cuando uno de los procesados se encontró en dicha discoteca con otra persona "con la que ya había tenido problemas con anterioridad". Este último, al ver al procesado, comunicó, sobre las 05,00 horas de la madrugada, a uno de los porteros que "el acusado llevaba un cuchillo y le había amenazado con el mismo".

   Ante dicha situación, el portero pidió al acusado que abandonara la sala, acompañándole hacia el exterior de la misma junto a otro portero. Cerca de la salida, el acusado empezó a discutir con uno de los porteros exigiéndole que le devolviera el dinero de la entrada y de la consumición. En ese momento llegó también el jefe de seguridad de la discoteca.

   Así las cosas, el acusado se encaró con uno de los porteros cuando en un momento dado, otro de ellos le vio hacer un movimiento hacia el bolsillo "y en la creencia de que pudiera intentar sacar el cuchillo le dio una patada y le intentó reducir con las manos".

   Seguidamente, para evitar cualquier agresión e incidente "expulsaron por la fuerza al acusado llegando a salir fuera de la sala" aunque, inmediatamente, el acusado volvió a entrar "y portando un cuchillo, navaja o similar" entró corriendo y fue hacia los porteros. A uno de ellos, con ánimo de acabar con su vida golpeó repetidamente en la zona del cuello y del pecho con el arma en varias ocasiones "no logrando su propósito porque llevaba un chaleco antibalas" ya que si no "las heridas conllevaban un claro riesgo vital".

   Finalmente, tras la agresión, el acusado abandonó la sala mientras que dos de los porteros le iban persiguiendo cuando se encontraron a una patrulla de Policía Local. Al ser detenido, apareció un amigo del acusado que amenazó a los Policías y golpeó el coche policial.

   Para el Fiscal estos hechos son constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa por lo que procede imponer al principal acusado la pena de 7 años de cárcel. Además, para su amigo piden un año de prisión por un delito de atentado y a dos de los porteros se les acusa de un delito leve de lesiones por lo que piden 45 días de multa con una cuota de ocho euros a día.

   Además, por responsabilidad civil el principal acusado deberá indemnizar a uno de los porteros en 6.120 euros por lesiones, daños y perjuicios morales. Y ambos porteros en 200 euros por las lesiones causadas al acusado.